Familia > Adolescencia

Cómo saber si me están acosando sexualmente

Autor:
Dra. Carmen Maria Salazar
Revisado por:
Dra. Mirna Pérez Ramirez
Palabras clave:
adolescente, acoso, acoso sexual, bullying
Publicado:
10/3/2016 6:00:00 AM
 
  
  
  
  
No hay elementos para mostrar en esta vista de la biblioteca de documentos "Plantillas de formulario".

 

 

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[1]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[11]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[10]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[9]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[8]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[7]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[6]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[5]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[4]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[2]‬

Familia:Adolescencia
jueves, 14 de diciembre de 2017
74
miércoles, 9 de mayo de 2018
No

 

Todos en la escuela, el colegio o nuestra vecindad conocemos sobre el “bullying”, un término relativamente nuevo que describe una conducta o un tipo de acoso físico o psicológico. Existen diferentes maneras de hacerlo, una de ellas es a través de acciones o mensajes sexuales, llamado “acoso sexual” o “bullying sexual”. A continuación, conocerás sobre este tema para poder identificarlo y saber qué hacer si tú o alguien que conoces, sufre de este problema.

El acoso sexual o bullying sexual se refiere a una situación en que alguien molesta a otra persona con comentarios, gestos, chistes, preguntas, atenciones o acciones – que puede incluir contacto físico- que intentan dañar, ofender o intimidar a otra persona, enfocándose en la apariencia, en algunas partes del cuerpo, en la orientación sexual o identidad de género de la otra persona. Incluye coqueteos o tocamientos no deseados, como cuando una persona insiste en tener un contacto sexual con otra que no está interesada. El único tema en el que se enfoca este tipo de acoso es el sexo, la sexualidad, el género o ciertas características físicas de la persona, como por ejemplo, el tamaño de los pechos o del pene, o las formas de las piernas, etc. Los dos términos, bullying y acoso, son muy similares. Se diferencian sólo en el hecho de tratarse desde el punto de vista legal o en base a las políticas del centro de estudios en donde ocurran y también se debe tomar en cuenta el contexto del tejido social y las pautas culturales del entorno. Independientemente de esto, es una acción que se puede y se debe denunciar para que deje de ocurrir.

Tanto los hombres como las mujeres, adolescentes, jóvenes o adultos, pueden acosar a otras personas, ya sea que agredan a alguien de su misma edad o menor que ellos, o incluso pueden arremeter contra alguien mayor que ellos. Es más frecuente que el acoso sea cometido por personas de la misma edad. También, puede ocurrir acoso por parte de un chico a una chica, de chica a chico, de chico a otro chico o de chica a otra chica. Generalmente, las víctimas más frecuentes del acoso sexual son las mujeres, sin embargo, puede existir de mujeres hacia los hombres, entre homosexuales o de homosexuales hacia heterosexuales.

¿Cómo sé si estoy siendo víctima de acoso sexual o bullying sexual?

A veces es difícil identificar cuando es coqueteo o cuando es acoso sexual entre adolescentes.

El coqueteo de un adulto hacia un adolescente no es normal ni aceptable.

El acoso se puede identificar en las siguientes conductas o situaciones:

  • Al hacer bromas sexuales, decir apodos sexuales (como “prostituta”), comentarios, gestos desagradables o groseros a otra persona, o acerca de otra persona, sobre cuestiones sexuales.
  • Llamadas telefónicas, cartas o correos electrónicos de contenido sexual y grosero o amenazante, así como elogios o comentarios que se pueden percibir como acogedores pero que son incómodos para ti.
  • Propagar chambres o rumores sexuales sobre alguien más.
  • Escribir mensajes sexuales sobre otras personas en los baños y otros lugares públicos, como en buses, salones de clases, parques, etc.
  • Mostrarle o enviarle a alguien por internet o celular, videos o fotos sexuales inapropiados.
  • Subir a redes sociales, como Facebook, Instagram, twitter, etc., comentarios, fotos o videos sexuales. En muchas ocasiones el alcohol, la presión de grupo o de tu pareja puede llevarte a subir este tipo de imágenes o mensajes, sin querer hacerlo necesariamente.
  • Enviar por correo electrónico o celular, mensajes directos con insinuaciones o sobre cuestiones sexuales.
  • Realizar comentarios u ofertas sexuales por internet pretendiendo ser otra persona.
  • Proposiciones sexuales, tales como sugerir encuentros sexuales contigo o pedir salir en una cita amorosa repetidamente a pesar que tú ya dijiste que no estás interesado/a.
  • Tocar, agarrar o pellizcar intencionalmente a alguien de una manera sexual indebida y en contra de tu voluntad.
  • Rozarse o jalar la ropa de alguien a propósito de una manera sexual.
  • El acoso sexual puede también incluir agresión física, como golpes, empujones, tocamientos, etc.
Ejemplos entre coqueteo normal y acoso sexual en diversas situaciones
Coqueteo /EnamoramientoAcoso sexual
Es deseableEs indeseable
Las dos personas están de acuerdo y les halaga la situaciónSolo una de las personas lo desea y lo hace
Te hace sentir elogiado/a o atractivo/aTe hace sentir denigrado/a o feo/a
Te hace sentir que tienes el control de la situaciónTe hace sentir sin poder alguno
Te hace sentir bien de ti mismo/aTe hace sentir mal o impuro/a
Es legal entre adolescentesEs ilegal si lo hace un adulto o una violación a las normas de la escuela

No es recomendado “textear” o “mensajear” sobre temas sexuales o subir (“postear”) imágenes o fotografías privadas, aun si se está en una relación amorosa, ya que pueden ser utilizadas para intimidar o humillar a alguien.

Una manera de detectar el acoso o bullying sexual es analizando si una conducta, comportamiento o interacción de otra persona te hace sentir incómodo/a o molesto/a. Por ejemplo, ayuda mucho hacerse las siguientes preguntas: ¿Esto es algo que he querido que sucediera o quiero que siga sucediendo?, ¿Cómo me hace sentir?, Si la situación o la conducta de otra persona no se siente como algo correcto, o no estás seguro/a de que pueda ser acoso, debes comentárselo a tus padres, profesores, consejeros o cualquier persona adulta de tu confianza.

¿Qué voy a sentir si estoy siendo acosado/a?

Un joven, chica o chico, que sufra de acoso sexual o bullying sexual puede llegar a sentir mucho estrés emocional si la situación continúa. Si eres víctima de acoso sexual puedes sentir:

  • Enojo, vergüenza, frustración, temor, depresión o tristeza.
  • Sensación de imposibilidad de detener el acoso.
  • Sin esperanza de poder tomar acción alguna.
  • Inconforme contigo misma/o.
  • Temor de que tu reputación sea dañada.
  • Sientes que haces todo lo posible e incluso sobrepasas tus límites para tratar de esquivar al acosador.
  • Podrías sufrir dolores de cabeza, de estómago, insomnio o al contrario, mucho sueño por el estrés de tal situación.
  • Problemas con tu apetito (sin hambre o con mucha hambre).

Tú no te encuentras solo/a en esta situación

Un alto porcentaje de estudiantes sentirá alguna forma de acoso sexual durante su periodo escolar y muchos reportan que hay acoso entre los alumnos e incluso que algunos maestros u otro personal adulto de la escuela acosan a los estudiantes.

¿Qué debo hacer ante una situación de acoso sexual?

Si crees que estás siendo víctima de acoso sexual, no te culpes ni te sientas avergonzado/a. Las personas que acosan pueden ser muy manipuladores y suelen acusar a la víctima o hacerlas sentir culpables, como si lo merecieran o lo provocaron.

Cada situación de acoso es única, por lo tanto, no hay una sola manera de afrontarla.

Aquí te proponemos algunos pasos que pudieran ser útiles para detener una situación de acoso sexual:

  1. Dile a la persona que te acosa que su conducta te hace sentir incómoda/o y que deseas que deje de hacerlo. Lo puedes hacer cara a cara o por escrito, en cuyo caso es bueno dejar una copia. Muchas veces, esto es suficiente para detener esta conducta y resolver el problema. Si no te sientes cómoda/o haciendo esto sola/o, puedes pedirle ayuda a un amigo o un adulto de confianza. Si no lo quieres hacer, puedes omitir este paso.
  2. Pero a veces el acosador no detiene su conducta o incluso, se puede burlar de ti o molestarte más. Por eso es importante contarle sobre esta situación o cualquier conducta inapropiada a un adulto de tu confianza, ya sea de la escuela (profesores, coordinadores, director), de tu familia (padres, abuelos, hermanos mayores), de la iglesia o de otro lugar, para que tomen las medidas necesarias que detengan esta situación. Al principio puedes sentir vergüenza al hablar acerca del acoso sexual, pero ese sentimiento va a desvanecerse rápidamente a manera que vayas contando lo sucedido. En la mayoría de casos, decirle prontamente a alguien sobre lo ocurrido ayuda a que se resuelva más fácil y rápidamente.
  3. Si la persona no deja de acosarte, consigue una copia de las normas sobre acoso sexual en tu escuela (si existieran) y léela para saber a quién debes dirigirte y cómo hacerlo.
  4. Siempre es útil escribir en una libreta o diario, los hechos cada vez que ocurran y guardar un registro de las veces que suceden. Escribe detalladamente lo que pasó, cuándo y dónde ocurrió; si hubo testigos y quiénes son. También incluye describir qué sentiste y cómo reaccionaste.
  5. Además, guarda evidencia de fotografías, videos, mensajes virtuales, notas o cartas recibidas con insinuaciones o contenido sexual o amenazante.
  6. Muestra esta información a los encargados de tu escuela y a tus padres, y exige que se tomen medidas para detener el acoso. Esta evidencia se puede utilizar a la hora que tu escuela o familia realicen alguna acción legal para resolver el problema.
  7. Debes ser persistente. Si la primera persona a quien le cuentas, no te toma en serio, vuélveselo a contar o comunícale el incidente a otra persona de autoridad o de tu confianza, hasta que se tome alguna acción al respecto.
  8. Infórmate por internet acerca de las normas sobre acoso sexual en tu país.
  9. Si las autoridades de tu escuela no detienen el acoso, consulta con un abogado, la policía o alguna organización de adolescentes o entidad del gobierno de protección a menores de edad, para que te asesoren y/o te ayuden a detener esta situación.

¿Qué hago si me doy cuenta de que están acosando a alguien más?

Los testigos u otros espectadores son muy importantes para detener el acoso o bullying sexual. Si te das cuenta de alguien a quien se le está acosando, es importante que hagas algo al respecto, ya que es necesario que defiendas lo que es correcto.

Tú puedes ayudar a detener una situación de acoso en tu escuela de la siguiente manera:

  1. No aceptes unirte a la persona que lo realiza.
  2. Tampoco seas un simple espectador.
  3. Si te sientes seguro/a, interviene e interrumpe el acoso. O puedes decirle a la persona que sufre el acoso, que se aparten de ese lugar. Muchas veces, no hay necesidad de hablar con el acosador ya que esto puede provocarlo.
  4. Si en el momento del incidente, no te sientes con la libertad de decir algo, reporta el hecho a tu profesor o director de la escuela, o a algún adulto de confianza.
  5. Conversa con la persona acosada, ofrécele tu apoyo y compañía. Dile que piensas que lo que sucedió no es correcto y ofrécele varias ideas de qué puede hacer al respecto. Puedes tratar de ponerla en contacto con un adulto que le ayude.

De igual manera, si sospechas que alguien que conoces está sufriendo de acoso, si notas que ha cambiado su comportamiento o estado de ánimo, por ejemplo, si está triste, preocupado, distraído, ya no quiere compartir con nadie, o salir con amigos, falta a la escuela, va reprobando sus materias escolares, entre otras situaciones, pregúntale si le sucede algo malo o por qué ha cambiado o se siente así. Muchas veces, las personas que sufren acoso no lo cuentan y se nota en este tipo de comportamientos. Siempre es bueno brindar una mano amiga.


Cómo saber si me están acosando sexualmente

 Te puede interesar

 

 

Adolescentes embarazadas: riesgos y consecuenciasDr. Rafael Lopez Urbina. PediatraLa adolescencia es considerada como un periodo de la vida, libre de problemas de salud pero puede verse alterado e interrumpido cuando la joven se embaraza.
Cómo detectar si un adolescente consume drogasLic. Tirso Tamayo. Educador en salud - GerontólogoLa adolescencia es la etapa donde se adquieren la mayoría de los hábitos dañinos para la salud y que pueden durar el resto de la vida.
Trastornos alimenticios en la adolescenciaDr. Rafael Lopez Urbina. PediatraLos trastornos alimenticios son manifestaciones extremas de los adolescentes a una variedad de preocupaciones por el peso y la comida que pueden llegar a tener consecuencias mortales.