Familia > Adolescencia

Diviértete sin alcohol

Autor:
Dra. Carmen Maria Salazar
Revisado por:
Dra. Mirna Pérez Ramirez
Palabras clave:
alcoholismo, adolescente, alcohol, accidentes
Publicado:
10/3/2016 6:00:00 AM
 
  
  
  
  
No hay elementos para mostrar en esta vista de la biblioteca de documentos "Plantillas de formulario".

 

 

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[1]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[11]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[10]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[9]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[8]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[7]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[6]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[5]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[4]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[2]‬

Familia:Adolescencia
jueves, 14 de diciembre de 2017
77
miércoles, 09 de mayo de 2018
No

​​​
​Hoy en día son más los jóvenes que consumen bebidas alcohólicas. Claro, las razones son muchas y parecen lógicas: “está de moda”, eres más “cool” o “más importante” si tomas bebidas alcohólicas, “te ganas el respeto de tus amigos”, sientes que te hace sentir un “adulto libre de tomar decisiones”, etc. La verdad es que todas estas ideas sobre el consumo de alcohol son impuestas por la sociedad, haciéndote creer que tienes la suficiente madurez y “libertad” para hacerlo, cuando en realidad caer en el consumo de alcohol a temprana edad solo demuestra las cadenas que te pone la sociedad para que hagas lo que ellos quieren y peor aún, te puede encadenar a una pesadilla llamada alcoholismo de la que no podrás escapar fácilmente.

El alcoholismo es una enfermedad. La persona que la padece, consume bebidas embriagantes con mucha frecuencia o en exceso, debido a la tolerancia y dependencia que ocasiona. La dependencia es cuando se pierde la libertad de controlar el consumo de alcohol, en la cual la persona no tiene la capacidad para decidir “no tomar más” o si bebe, no puede decidir “hasta cuando tomar”. Tolerancia es necesitar cada vez más bebidas alcohólicas para tener los efectos deseados y sentir ansiedad si no se consumen.

El alcoholismo puede ocasionar daños en el organismo y la mente de las personas que lo padecen. Es catalogado como una “enfermedad social” que daña el funcionamiento familiar y social; puede ocasionar violencia, conductas antisociales, conflictos familiares, accidentes, adquirir infecciones de transmisión sexual, debido a los cambios de comportamiento que inducen los efectos del alcohol e incluso homicidios.

¿Cómo puedo caer en el alcoholismo?

Las siguientes son algunas situaciones que te pueden llevar a consumir bebidas alcohólicas o a sufrir un daño por sus efectos:

  • Muchas veces, la curiosidad hace que pruebes las bebidas alcohólicas, para saber qué se siente o a qué sabe.
  • Si tienes amigos o familiares que consumen o que te han prohibido consumir alcohol. En nuestra vida es importante analizar con cuidado las opciones y los efectos de nuestras decisiones para no dejarnos ir por un “primer impulso”.
  • La “presión de grupo”, ya sea la que sientes por parte de tus amigos u otros jóvenes, puede inducirte (obligarte) a consumir bebidas alcohólicas y creer que de esta manera te sentirás aceptado, o incluso puedes llegar a sentir que si no bebes, te pueden molestar o hacer burla y no encajarás en el grupo. Tú tienes tu propia individualidad y sabes las cosas que te gustan y las que no, así como también sabes lo que es correcto o no. Es de valientes defender tus ideas y valores.
  • Pareciera que en ciertas ocasiones, el consumo de alcohol da “estatus” dentro de un grupo de amigos, lo cual hace que sea más difícil no consumirlo a pesar de las consecuencias de esto. Nada puede darte más valor que el que te das tú mismo y eso es suficiente para saber que eres importante.
  • Muchas veces cuando pruebas bebidas alcohólicas, sientes que tienes más energía o más facilidad de hacer cosas que de otra manera no las harías, como hablarle a la chica que te gusta, meterte en una pelea con alguien que te cae mal, ser más divertido o “desinhibido”, entre otros. La verdad es que tú tienes el poder en ti mismo de hacer lo que quieres y no necesitas consumir algo para tener valor, sólo debes confiar en ti mismo.
  • La etapa de la adolescencia puede ser difícil para ti y no es de menos, ya que en este período te formas como individuo con tus propias características y manera de ser. Aprendes valores e inicias a independizarte de tus padres. Esto puede hacerte querer tomar bebidas alcohólicas para demostrar tu independencia, virilidad, libertad o por el deseo de imitar a alguien que admiras y que ingiere bebidas alcohólicas. Siempre es importante contar con un adulto de tu confianza, que te ayude a conocer lo que estás pasando y te asista en la elección de decisiones sabias que harán brillar tu futuro.
  • En ocasiones, la búsqueda de diversión y ocio pueden hacer que quieras tomar bebidas alcohólicas, ya que puedes ver cómo se divierten otras personas que beben. Pero cuidado, no sabes los problemas que estas personas “alegres” tienen por causa del alcohol y cómo sus vidas probablemente se están destruyendo sin que ellos quieran aceptarlo, aunque sufran por dentro y no lo demuestren.
  • Si un miembro de la familia tiene un problema de alcoholismo, los adolescentes de esta familia tienen mayor tendencia a desarrollar alcoholismo en esa edad o al ser adultos.
  • Una familia disfuncional, es decir, en donde hay muchos pleitos, no hay buena comunicación, no hay buenas relaciones entre sus miembros o se llevan muy mal entre sí, puede hacer que un adolescente busque equivocadamente alivio o desahogo en el alcohol. Esto es un error, pues aunque tome mucho, los problemas siempre estarán allí y no podrá escapar de ellos, sino que se suma un problema más a su vida al caer en alcoholismo, que puede volcar sus sueños y destruir su futuro.
  • Está comprobado que cuando alguien empieza a beber antes de los 15 años de edad, es mucho más propenso a volverse un bebedor problemático, que lo puede llevar a emborracharse con frecuencia haciendo cosas que después lo avergüencen o lo metan en aprietos, puede tener accidentes relacionados con la bebida y/o puede tener problemas con su familia, amigos, pareja y con las autoridades de la escuela o la ley.

¡Cuidado! El alcohol daña y mata incluso a los que amas

Ingerir bebidas alcohólicas puede hacerte tomar decisiones o tener conductas que te causen daño o de las que te puedas arrepentir después.

En la mayoría de los casos, la persona que es alcohólica no quiere, ni puede aceptar que tiene un problema con la bebida, ya que lo ve como un comportamiento normal. En muchas ocasiones, sus familiares o amigos no creen que su ser querido haya caído en el alcoholismo y propician situaciones que lo hagan beber más. La vergüenza y la falta de conocimiento sobre el alcoholismo hace que familias enteras sufran sus efectos por largos años sin siquiera buscar ayuda o intentan ocultarlo pensando que “ya va a pasar” el problema.

El consumo excesivo de alcohol hace que la persona pierda su libertad, ya que le crea una dependencia cada vez más fuerte hacia el alcohol, volviéndolo incapaz de liberarse de esta adicción por sí solo.

El alcoholismo puede ocasionar los siguientes efectos o situaciones:

  • Accidentes de tránsito.
  • Accidentes diversos como caídas y ahogamiento.
  • Suicidio.
  • Conflictos en el hogar, lo que aumenta el riesgo de divorcios.
  • Violencia (ya sea agredir a alguien más o ser víctima de un acto violento de alguien más).
  • Homicidio.
  • Comportamientos sexuales peligrosos, como acoso o violación sexual, embarazo no deseado o contagio de infecciones de transmisión sexual como el VIH.
  • Los efectos del consumo prolongado de alcohol en el cerebro pueden ser de por vida, como daño de células del cerebro, con daño permanente de la memoria, el pensamiento y el juicio.
  • Es frecuente tener mal rendimiento en la escuela y meterse en problemas por mal comportamiento.
  • Depresión, ansiedad y baja autoestima, perdiendo el valor que uno tiene sobre sí mismo.
  • Problemas físicos como hipertensión arterial, desnutrición, sangrado del esófago o del estómago, problemas del corazón, del páncreas y del hígado, cáncer de esófago, hígado, colon, cabeza, cuello, mamas y otros.
  • Puede ocasionar problemas para orinar y trastornos de erección en hombres.
  • Puede afectar el crecimiento y el desarrollo de la pubertad, ya que puede hacer cambios en las hormonas del cuerpo.

¿Cómo saber si estoy consumiendo cantidades peligrosas de alcohol?

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo de los Estados Unidos. Se estima que consumir más de 7 bebidas estándar por semana o más de 3 en una ocasión, lo ubica en la categoría de consumo perjudicial para su salud. Una bebida estándar equivale a:

  • Una lata o botella de 12 onzas de cerveza corriente o un refresco mezclado con vino.
  • Una copa de 5 onzas de vino tinto o blanco.
  • Un trago de 1.5 onzas de licor fuerte como ginebra, vodka o whisky.

¿Cómo evitar caer en alcoholismo?

La mejor forma de evitar caer en alcoholismo es simplemente no consumirlo. Sobre todo en edades tan tempranas como la adolescencia, en donde tienes tantas oportunidades y energía para realizar muchas actividades divertidas con tu familia y amigos. Todo tiene su tiempo. Si lo aprovechas bien y eres paciente, descubrirás muchas cosas maravillosas en tu vida cada día. No vale la pena hundirse en el alcohol para escapar de tus problemas, existen otras maneras de enfrentarlos con valentía.

Aquí te damos varios consejos para prevenir el alcoholismo:

  • Cuando te sientas presionado por tus amigos u otras personas para consumir bebidas alcohólicas, simplemente aprende a “decir NO”. Esto será difícil al principio, pero después sentirás un gran alivio y serás libre para decidir, aumentando tu amor propio y respeto hacia ti mismo. El consumo excesivo de alcohol hace que la persona pierda su libertad, ya que le crea una dependencia e incapacidad para salir de esta adicción.
  • Lleva una vida saludable, comiendo bien y haciendo ejercicio regularmente.
  • Es bueno que realices actividades recreativas, pasatiempos o practiques deportes. Esto te mantendrá ocupado en actividades positivas para tu salud física y mental.
  • Si tienes curiosidad sobre las bebidas alcohólicas, habla con tus padres o un adulto responsable al respecto.
  • Procura tener buenas relaciones con tus padres, hermanos(as), y demás familia y amigos, respetando sus opiniones, aceptando su participación en diferentes situaciones de tu vida y demostrándoles que los valoras. Ayuda mucho el sentirte a gusto en tu familia y con tus amigos, manifestando tu cariño y respeto.
  • Es bueno cumplir con tus responsabilidades como miembro de tu familia, por ejemplo, estudiar y ordenar tu cuarto. Incluso puedes solicitar ayuda si la necesitas. Esto mejorará tu relación con tus familiares y dará más armonía a tu hogar.
  • Cuéntale a tus padres, familiares o adultos responsables de tu confianza, sobre problemas que tengas en la escuela, con tu familia, amigos, o en alguna situación difícil en tu vida. Esto te ayudará a sentirte apoyado y a buscar conjuntamente buenas soluciones a tus problemas.
  • Tienes derecho a no estar de acuerdo con diferentes opiniones o conductas de las personas que te rodean, sin embargo, siempre es bueno razonar y analizar si pueden estar en lo correcto o no. También tienes derecho a decirle a tus amigos o conocidos cuando no te gusta algo que ellos dicen o hacen, y a alejarte de la situación o de la persona, sobre todo si esto implica bebidas alcohólicas.
  • No frecuentes lugares en donde se venden bebidas alcohólicas a menores de edad, pues esto es ilegal y te puede meter en problemas.

¿Qué hago sí creo que tengo un problema con el alcohol?

¡Tienes que conseguir ayuda!

Habla con tus padres, familiares, profesores o con un adulto responsable de tu confianza al respecto y pide que te ayude a conseguir una consulta con un médico o que te ayude a buscar un lugar a donde ir para que te ayuden con ese problema. Hoy en día, existen muchos lugares de rehabilitación y grupos sociales que pueden ayudarte sin emitir juicios, sin reclamarte o sin culparte de haber caído en esta situación.

Algunos lugares a los cuales puedes acudir son los siguientes:

  • Centros de Salud, como unidades de salud, clínicas comunales, hospitales, clínicas médicas privadas, etc.
  • Centros de salud mental públicos como el Hospital Psiquiátrico, clínicas amigables de adolescentes y jóvenes en centros de salud del MINSAL, SIDATEL  8007012.  https://www.salud.gob.sv/servicios/en.../webchat-de-sidatel.html
  • ‎Programas de ayuda privados o Alcohólicos Anónimos (AA): http://www.aa.org/pages/es_ES , que trabajan con personas que padecen alcoholismo para que logren recuperarse y rehabilitarse, enseñándoles a cambiar su manera de vivir evitando el consumo de bebidas alcohólicas y dándoles esperanza de un futuro mejor.
  • Programas de ayuda como Al-Anon o Alateen, en donde encuentras jóvenes que han pasado por problemas similares por tener un familiar o amigo alcohólico: http://al-anon.org/for-alateen (se puede encontrar en español).
  • Iglesias: puedes avocarte a un consejero espiritual de la religión que practiques y comentarle tu problema para que te aconseje y te ayude a buscar ayuda.


Diviértete sin alcohol

 Te puede interesar

 

 

Trastornos alimenticios en la adolescenciaDr. Rafael Lopez Urbina. PediatraLos trastornos alimenticios son manifestaciones extremas de los adolescentes a una variedad de preocupaciones por el peso y la comida que pueden llegar a tener consecuencias mortales.
Adolescentes embarazadas: riesgos y consecuenciasDr. Rafael Lopez Urbina. PediatraLa adolescencia es considerada como un periodo de la vida, libre de problemas de salud pero puede verse alterado e interrumpido cuando la joven se embaraza.
Relaciones sexuales en la adolescenciaLicda. Francisca Palacios. Educadora en salud/PsicólogaCuando se aborda el tema de la sexualidad con adolescentes es muy común que aparezca el término virginidad como una de las dudas más persistentes que desean aclarar.