Familia > Adulto mayor

Entendiendo la demencia

Autor:
Dr. José Carlos Hernández, Geriatra
Revisado por:
Dra. Ana Margarita Pineda. Médico Geriatra
Palabras clave:
memoria demencia demencia senil
Publicado:
1/24/2017 6:00:00 AM
 
  
  
  
  
No hay elementos para mostrar en esta vista de la biblioteca de documentos "Plantillas de formulario".

 

 

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[1]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[11]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[10]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[9]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[8]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[7]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[6]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[5]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[4]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[2]‬

Familia:Adulto mayor
lunes, 18 de diciembre de 2017
161
miércoles, 09 de mayo de 2018
No


Envejecimiento y la población

Desde la Revolución Industrial generada en Europa, las naciones han adoptado nuevas características demográficas. El Salvador actualmente se posiciona en la fase 2 del proceso conocido como transición demográfica; caracterizada por disminución de la mortalidad y natalidad lo que genera el aumento de la esperanza de vida al nacer y el envejecimiento de la población.

Estos cambios demográficos descritos implican cambios en el comportamiento de las enfermedades. Con el avance de la tecnología, las nuevas capacidades de los profesionales en salud y la adopción de nuevas medidas socio-sanitarias como plan de nación; se ha logrado disminuir la mortalidad por enfermedades infecciosas, pero incrementando por la longevidad otros padecimientos que implican un reto para su adecuada atención, entre ellas Demencia.

¿Qué sucede en el cerebro con el envejecimiento?

Con el envejecimiento, la mayoría de órganos del cuerpo humano sufren una disminución en la capacidad de sus funciones; situación que se agrava con cuando al mismo tiempo la persona padece de dos enfermedades al mismo tiempo.

El cerebro se hace más pequeño y disminuye el área correspondiente a la sustancia blanca (fibras nerviosas), lo que produce alteraciones que hacen el procesamiento de la información más lento, debido a una comunicación retardada entre las células cerebrales (neuronas).

De la misma manera, hay una disminución de la capacidad de memorizar eventos recientes y una pobre capacidad ejecutoria.

El cerebro tiene múltiples funciones (memoria, razonamiento, análisis, etc.), cuando una o más de estas capacidades se reducen, le denominamos Deterioro Cognitivo.

¿Entonces, qué es Demencia?

Cuando el deterioro cognitivo interfiere con la actividad laboral, social o familiar, y produce dependencia para la realización de tareas básicas, ya sea la alimentación, aseo personal o el poder vestirse, o sea de tipo instrumentales como usar el teléfono, hacer uso de medios de transporte o ir de compras, se denomina Demencia.

Existen diferentes tipos de Demencia, según su origen. El término “Demencia Senil”, es inapropiado, pues la demencia es una enfermedad específicamente de este grupo de edad y de presentarse antes de los 60 años recibe el calificativo de demencia precoz, con otras posibles causas en su origen.

¿Quiénes están en riesgo de padecerla?

Aun no se ha identificado con exactitud la causa específica, pero existen múltiples factores de riesgo que pueden estar implicados en su patogenia.

El antecedente familiar es uno de ellos. Las enfermedades crónicas que implican una disminución en el aporte de oxígeno cerebral también han sido identificadas como posibles causas (Hipertensión Arterial, Diabetes Mellitus, etc.). Algunas enfermedades con trastornos del movimiento (Parkinson), tienen en alguna de sus fases, implícita la demencia.

¿Cómo se diagnostica?

La mayor parte de pacientes que notan una disminución en alguna de sus funciones cerebrales, que habitualmente es la memoria, intentan disimular y evitar que los demás se den cuenta de su déficit. Lo usual es que le paciente sea llevado a la consulta por un familiar quien expresa los problemas de memoria o conductas anormales en su familiar.

El médico, utiliza un interrogatorio internacionalmente avalado, para determinar el grado de alteración de la función cognitiva y el o las áreas específicas alteradas. También, utilizará escalas dirigidas a establecer la necesidad de ayuda y asistencia por parte de otra persona para ciertas actividades y la afección de la enfermedad en sus rol social, laboral o de familia.

Los estudios de imágenes como la tomografía computarizada y resonancia magnética cerebral, pueden llegar a ser necesarias para que el médico se apoye en su diagnóstico o para diferenciarlo de otras entidades.

Signos y Síntomas:

La enfermedad se desarrolla de diferente manera en cada persona, pero se ha tratado de agrupar sus signos y síntomas en diferentes etapas:

Etapa Temprana: A menudo pasa desapercibida, de inicio paulatino.

  • Tendencia al olvido.
  • Pérdida en la noción del tiempo.
  • Desubicación espacial, incluso en lugares conocidos.

Etapa Intermedia: con signos y síntomas más evidentes y limitadores.

  • No recuerdan nombres de personas.
  • Olvidan eventos recientes.
  • Se desubican incluso en el hogar.
  • Dificultad para comunicarse.
  • Necesitan ayuda para el aseo y cuidado personal.
  • Cambios de comportamiento.

Etapa Tardía: La dependencia y la inactividad son casi totales.

  • Dificultad para caminar
  • Dificultad para alimentarse
  • Poco o nulo control de la orina y defecación.

¿Cuál es el tratamiento y su pronóstico?

El tratamiento de esta enfermedad no está dirigido solo al paciente sino también a la familia. No puede ser tratado eminentemente por el médico, sino que necesita de un equipo de profesionales que aporten en diferentes áreas aspectos que beneficien la salud en general del paciente.

EL tratamiento farmacológico, está indicado en estados iniciales de la enfermedad y está enfocado a otorgar la mejor condición cognitiva del paciente en ese momento específico. La enfermedad tiene un curso progresivo hacia el deterioro, con un mayor grado de dependencia cada vez mayor y la subsecuente discapacidad y pérdida de la autonomía.

Debe llevar implícito, entrenamiento para el cuidador y familiares, para poder abordar cada una de las etapas de la enfermedad, pero sobre todo la etapa final de la enfermedad con una discapacidad y dependencia total.

Las personas con demencia siguen teniendo derechos constitucionales, por lo que se debe brindar el acompañamiento adecuado a las familias, en los pasos que deben seguir en el nombramiento de tutorías legales.

Si te ha gustado este artículo, coméntalo y compártelo con tus familiares y amigos.

​​

Entendiendo la demencia

 Te puede interesar

 

 

Consejos y cuidados tras cirugía de prótesis de rodillaLicda. Cecilia de Quintanilla. Enfermera - Maestra en Investigación La prótesis de rodilla es un procedimiento quirúrgico donde se retira la parte dañada de la articulación y se reemplaza por una artificial con el objetivo de aliviar el dolor y ...
La sexualidad en el adulto mayorLic. Tirso Tamayo. Educador en salud – GerontólogoLa sexualidad en la persona adulta mayor no es solamente el coito. Incluye aproximarse, tocar, tener intimidad emocional, darse compañía, etc. Es una parte importante y siempre...
La hipertensión arterial en el adulto mayorLic. Tirso Tamayo. Educador en salud – GerontólogoToda persona que maneja cifras de presión arterial por encima de 140/90 debe ser diagnosticada como hipertensa, sin importar la edad que tenga.