Falta de sueño y noches inquietas en el adulto mayor

Familia > adulto-mayor
Escrito por:
Dra. Roxana Marisol Carrillo Solano,  Médico Internista – Somnóloga, Coordinadora de la Clínica y laboratorio de Sueño
Revisado por:
Dr. Jaime Castro. Jefe Sección Atención Primaria en Salud.
Publicado:
9/22/2020 6:00:00 AM
Palabras claves:
sueño, higiene del sueño, apnea del sueño, piernas inquietas, parasomnias
 

 Reutilización de elemento de catálogo

Familia:adulto-mayor
martes, 22 de septiembre de 2020
372
jueves, 24 de septiembre de 2020
No

​​

Los trastornos del sueño están subdiagnósticados y son motivo important​​e de preocupación en la población adulta mayor.1 “Todo el mundo" experimenta una noche de “sueño fatal" alguna vez, pero si su padre o madre en edad mayor, o usted tiene problemas para conciliar el sueño, permanecer dormido, experimenta comportamientos anormales mientras duerme, o “pesadillas", podría estar presentando alguno de los problemas del sueño que describiremos a continuación.​

¿Cómo funciona el sueño en el adulto mayor? y ¿Qué es lo normal?

Varios factores pueden contribuir a los trastornos del sueño en este grupo de edad, estos incluyen: características demográficas, biológicas, psicológicas y sociales. Las mujeres mayores de 45 años tienen 1,7 veces más probabilidades de tener insomnio que los hombres. Otros factores a considerar en el historial clínico son la jubilación, la reducción de la actividad física, los problemas de salud, la muerte del cónyuge ó miembros de la familia y cambios en el ritmo circadiano.2-3 El reloj interno de un adulto mayor parece avanzar y disminuir su función ciertamente, lo que hace que se “cansen" más temprano en la noche y se despierten muy temprano en la mañana, por lo que toman más siestas durante el día y que a su vez hace que les resulte más difícil conciliar el sueño por la noche.4

Junto con muchos cambios fisiológicos observados con la edad mayor, también ocurren cambios en la arquitectura del sueño. ¿A qué se refiere esto? A que el sueño cumple ciclos que se repiten en el transcurso de la noche, iniciando con el adormecimiento, sueño ligero (N1 y N2) pasando posteriormente a sueño profundo (sueño de ondas lentas) y terminando cada ciclo de sueño con la fase de movimientos oculares rápidos o REM (por Rapid eye movement ). La etapa N1 del sueño es la etapa más liviana y representa el 18% del tiempo de sueño en los adultos mayores contra el 5% de un adulto promedio.5 En la etapa N2 del sueño, la rapidez de las ondas cerebrales disminuye, la temperatura corporal comienza a bajar y la frecuencia cardíaca disminuye, lo que representa el 48% del tiempo de sueño. El sueño se profundiza aún más en la etapa N3 del sueño, que se caracteriza por ondas cerebrales muy lentas denominadas sueño delta o de ondas lentas. Esta etapa representa el 16% del sueño en el adulto mayor. La etapa REM es también llamada “sueño paradójico" porque la actividad cerebral es similar a la del estado despierto con aumento del tono simpático caracterizado por elevación de la presión arterial y ritmo cardíaco, pero con flacidez muscular. El sueño que ocurre en esta etapa, representa el 18% del tiempo de sueño en los adultos mayores. El tiempo total de sueño disminuye considerablemente si lo comparamos con las necesidades de sueño pediátricas, pero no así con las de un adulto sano promedio. El ligero acortamiento natural de su tiempo total con la predominancia del sueño liviano en algunos adultos mayores puede generar expectativas poco realistas sobre la duración del sueño, produciendo ansiedad que podría causar o empeorar el insomnio.

A partir de la mediana edad, los adultos pasan menos tiempo en el sueño de ondas lentas y en el sueño REM. La eficiencia del sueño continúa disminuyendo después de los 60 años. Hay un aumento notable de la vigilia después del inicio del sueño, pero no se observa un cambio significativo en la latencia del sueño.6

Los cambios en los patrones de sueño pueden ser parte del proceso normal de envejecimiento; sin embargo, muchas de estas alteraciones están relacionadas con procesos que no se consideran parte de lo normal.

¿Cuáles son los trastornos del sueño más comunes del adulto mayor?

1. El insomnio es uno de los trastornos del sueño más común en las personas mayores y en la población en general

De hecho, hasta el 48% de los adultos mayores tienen síntomas de insomnio, según el estudio del “Journal of Clinical Sleep Medicine."

Las personas con insomnio crónico pueden tener problemas para conciliar el sueño, otros se despiertan varias veces durante la noche o demasiado pronto de la hora deseada y no pueden volver a dormir. Durante el día, se sienten fatigados, irritables, tienen poca concentración y energía. El insomnio crónico aumenta el riesgo de accidentes como caídas, y otras afecciones de salud, como la depresión, diabetes, enfermedades cardíacas y deterioro cognitivo. La cantidad de medicamentos utilizados tiende a aumentar con la edad, lo que en sí mismo puede conducir a una mayor morbilidad, mortalidad.7-10

2. La frecuencia del síndrome de apnea de sueño aumenta con la edad

También es más común en hombres y en personas con sobrepeso, muchos estudios muestran que 20% a 48% de las personas mayores de 60 años lo padecen. Los signos y síntomas clínicos clásicos que se encuentran en los adultos jóvenes, como somnolencia excesiva durante el día, dolores de cabeza por la mañana, fatiga física, ronquidos, pausas en la respiración durante el sueño, sensación de asfixia nocturna, nicturia (necesidad de despertarse una o más veces durante la noche para orinar), trastornos del estado de ánimo están presentes, pero a parte de estas manifestaciones, los signos de alerta en los ancianos son principalmente problemas de concentración, atención y la memoria. La depresión también es un síntoma común. Los trastornos del equilibrio se observan manifiesto por caídas, puede haber queja de insomnio o confusión nocturna.

En un estudio de 827 adultos mayores sanos de 68 años, se encontró que el 53% tenía signos de trastornos respiratorios durante el sueño, y el 37% cumplía los criterios de apnea del sueño significativa. Curiosamente, la mayoría de los participantes no se quejaron de un exceso de somnolencia.

Cabe señalar que determinados fármacos pueden empeorar el síndrome de apnea del sueño por su efecto relajante muscular, (es decir, tener el efecto de relajar los músculos) como los ansiolíticos.11-12

3. Síndrome de piernas inquietas (SPI) y Movimientos periódicos de extremidades (MPE):

El SPI Se caracteriza por la necesidad de mover las piernas y sensaciones anormales de “piquetazos, pinchazos, hormiguitas ó gusanos que caminan en las piernas, ardor, quemazón, adormecimiento, etc., pero que todas estas sensaciones que el paciente experimenta mejoran cuando se frotan, “soban" las piernas, también al caminar, lo que resulta en una actividad motora excesiva nocturna (dificultades para iniciar o mantener el sueño). Puede haber un componente genético (heredado, familiar). Los movimientos periódicos de extremidades se caracterizan movimientos involuntarios repetitivos, como “sacudidas", mientras la persona duerme, que pueden llegar a ser molestos para el compañero de cama. La persona que lo sufre no suele darse cuenta de esos movimientos en algunos casos, pero que fraccionan la arquitectura del sueño con la consiguiente alteración del sistema simpático lo cual se ha documentado podría convertirse en factor de riesgo cardiovascular.13

4. El trastorno del comportamiento del sueño REM. (del inglés REM Beahaivor Disorder RBD) ​

Es un ​comportamiento del sueño que se produce en la etapa REM y se caracteriza por una actividad motora de representación del sueño, en otras palabras actúan lo que están soñando: hablar, gritar, dar puñetazos y patear; son comunes las pesadillas de ser perseguido o atacado por personas o animales desconocidos. Los comportamientos nocturnos anormales debidos a RBD moderados a severos a menudo se asocian con lesiones de los pacientes y de sus compañeros de cama. El diagnóstico de RBD requiere episodios repetidos de vocalización relacionada con el sueño o​ conductas motoras complejas; estos comportamientos son documentados por polisomnografía (PSG) durante el sueño REM ó se presume que ocurren durante el sueño REM según la historia clínica (ICSD‐3). Al despertarles en el episodio ó posterior, las personas con RBD suelen recordar el sueño.​

Consejos para lidiar con su problema de sueño inicialmente:

1. tratar de comprender cómo funciona el sueño a medida que se envejece

La ligera disminución del sueño con la edad. El sueño se vuelve más liviano y fragmentado. La cantidad de tiempo que se pasa en el sueño profundo y REM disminuye. El ritmo circadiano interno del cuerpo cambia y algunos personas producen menos melatonina.

2. Identificar los problemas subyacentes:

Estrés, enfermedad, medicamentos, hábitos: falta de rutinas.​

Mejore los hábitos de sueño​

medicinas

No tome siestas de más de 20 minutos durante el día.


mareo

Exponerse a la luz natural del sol tan pronto se despierte.


calendario

Trate de estar activo todos los días. Genere una rutina, intégrese a grupos de adultos mayores, religiosos, de manualidades, etc.​​


reloj

El ejercicio puede ayudarle a dormir mejor. Es recomendable la actividad física moderada, idealmente en horas matutinas. Es importante de ser posible al aire libre para “tomar baños de sol" al mismo tiempo.


frutas

No lea, n​​o vea televisión ni coma en la cama.

sal

Evite la cafeína durante unas ocho horas antes de acostarse.

bebidas

Evite la nicotina y el alcohol por la noche. El alcohol puede ayudarl​e a conciliar el sueño, pero puede hacer que se despierte en medio de la noche.​

cigarro

Cene liviano.

meditar

No ver ni escuchar noticias nocturnas, eso podría aumentar las pesadillas con sueño inquieto.

sobrepeso

Evite la ingesta de líquidos​ cercana la hora de dormir, tome sus medicamentos con el mínimo de agua y recuerde tomar suficientes líquidos en el transcurso del día.​

ejercicios

No se acueste en la cama durante mucho tiempo tratando de dormir. Después de 30 minutos de no poder dormir, levántese y vaya a una habitación diferente. Haga algo tranquilo, como leer o escuchar música. No haga nada que estimule su cerebro. Luego, vuelva a la cama cuando tenga bostezos y sienta como “cansancio" nuevamente e intente conciliar el sueño.

diabetes

Pregúntele a su médico si alguno de sus medicamentos podría mantenerlo despierto por la noche.​

“Estar en la tercera edad no es pretexto para tener una mala calidad de vida… y tener un buen sueño es parte fundamental de esto"


Bibliografía

  1. Patel, D., Steinberg, J., & Patel, P. (2018). Insomnia in the Elderly: A Review. Journal of clinical sleep medicine : JCSM : official publication of the American Academy of Sleep Medicine14(6), 1017–1024. https://doi.org/10.5664/jcsm.7172
  2. Ohayon, Maurice M. (2002). "Epidemiology of insomnia: what we know and what we still need to learn". Sleep medicine reviews 6, no. 2: 97-111.
  3. Morgan, K. (2003). Actividad diurna y factores de riesgo para el insomnio en la vejez. Revista de investigación del sueño , 12 (3), 231-238.
  4. Crowley, K. (2011). Sleep and sleep disorders in older adults. Neuropsychology review21(1), 41-53.
  5. Ancoli-Israel, S., Ayalon, L., & Salzman, C. (2008). Sleep in the elderly: normal variations and common sleep disorders. Harvard review of psychiatry16(5), 279-286.
  6. Ohayon, M. M., Carskadon, M. A., Guilleminault, C., & Vitiello, M. V. (2004). Meta-analysis of quantitative sleep parameters from childhood to old age in healthy individuals: developing normative sleep values across the human lifespan. Sleep27(7), 1255-1273.
  7. Cumming RG. Epidemiology of medication-related falls and fractures in the elderly. Drugs Aging. 1998;12:43–53.
  8. Cumming RG, Miller JP, and Kelsey JL. et al. Medications and multiple falls in elderly people: the St. Louis OASIS study. Age Ageing. 1991 20:455–461.
  9. Luukinen H, Koski K, and Laippala P. et al. Predictors for recurrent falls among the home-dwelling elderly. Scand J Prim Health Care. 1995 13:294–299.
  10. Sorock GS, Shimkin EE. Benzodiazepine sedatives and the risk of falling in a community-dwelling elderly cohort. Arch Intern Med. 1988;148:2441–2444.
  11. https://betterhealthwhileaging.net/top-5-causes-sleep-problems-in-aging-and-proven-insomnia-treatments/
  12. https://www.allianceapnees.org/lapnee-du-sommeil-chez-les-personnes-agees-pourquoi-est-il-important-dy-pen
  13. Mirza, M., Shen, W. K., Sofi, A., Jahangir, A., Mori, N., Tajik, A. J., & Jahangir, A. (2013). Frequent periodic leg movement during sleep is associated with left ventricular hypertrophy and adverse cardiovascular outcomes. Journal of the American Society of Echocardiography26(7), 783-790.​
Falta de sueño y noches inquietas en el adulto mayor