Detectemos a tiempo el cáncer de colon

Familia > Hombre
Escrito por:
Dr. Dennis Canales. Médico Internista.
Revisado por:
Dr. Jaime Castro. Médico familiar.
Publicado:
2/21/2020 6:00:00 AM
Palabras claves:
cáncer, colon, prevención, diagnóstico, tratamiento
 

 Reutilización de elemento de catálogo

Familia:Hombre
viernes, 21 de febrero de 2020
317
viernes, 28 de febrero de 2020
No

​​​​

El cáncer colorrectal se origina cuando células sanas del revestimiento interno del colon o del recto cambian y crecen sin control, y forman una masa denominada tumor. Este puede ser canceroso o benigno. Un tumor canceroso es maligno, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. El tumor benigno significa que ​puede crecer, pero no se diseminará. Estos cambios generalmente tardan años en desarrollarse.

En 2018, en el ISSS, se detectaron 176 nuevos casos de cáncer; con un 22% del total de defunciones registradas por cáncer. En lo que va de 2019, de enero a julio se tienen detectados 104 casos nuevos, de los cuales el 81% de ellos están entre los 40 y 79 años de edad.

El ISSS, a través de su “Norma para la atención del cáncer en el ISSS – Julio 2019", regula la ruta asistencial de los pacientes con cáncer, facilitando la entrega de sus portafolios en red a los derechohabientes.​

Anatomía​​

El colon y el recto conforman el intestino grueso, que tiene un papel importante en la formación de los excrementos. Los primeros 150 a 180 cms. del intestino grueso corresponden al colon, y los últimos 15 cm, al recto, que termina en el ano. Abajo, un esquema de la ubicación anatómica del intestino grueso (colon) y del recto.​

Factores de riesgo y prevención​​

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. ​Si bien estos con frecuencia influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no lo provoca de forma directa. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin riesgos conocidos lo hacen.  

La edad: El riesgo de desarrollar cáncer colorrectal aumenta con la edad. Puede aparecer en adultos jóvenes y adolescentes, pero la mayoría de los casos se presenta en personas mayores de 50 años. Para el cáncer de colon, la edad promedio al momento del diagnóstico es de 68 años en hombres y 72 años en mujeres. Para el cáncer de recto, la edad es 63 años para hombres y mujeres. Alrededor del 11 % de todos los diagnósticos son en personas menores de 50 años.

Sexo: Los hombres tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer colorrectal que las mujeres.

Antecedentes familiares: Se puede transmitir en la familia si los parientes de primer grado (padres, hermanos, hijos) o muchos otros miembros de la familia (abuelos, tíos, sobrinos, nietos, primos) han tenido cáncer colorrectal. Esto se produce especialmente cuando a los miembros de la familia se les ha diagnosticado antes de los 60 años de edad. Si una persona tiene antecedentes familiares de cáncer colorrectal, su riesgo de desarrollar la enfermedad es casi el doble.

Afecciones hereditarias raras: Los familiares con determinadas afecciones hereditarias poco frecuentes también tienen un riesgo significativamente mayor. Algunos ejemplos son:

  • Poliposis adenomatosa familiar.
  • Síndrome de Poliposis juvenil.
  • Otros.​
Enfermedad inflamatoria intestinal: Por ejemplo, pacientes con colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, pueden padecer una inflamación crónica del intestino grueso. Esto aumenta el riesgo de cáncer . La enfermedad inflamatoria intestinal es diferente del síndrome de intestino irritable (o conocido como Colon Irritable). Este último, no aumenta su riesgo de tener cáncer colorrectal.

Pólipos adenomatosos (adenomas): Los pólipos no son tipos de cáncer, pero algunos tipos de pólipos, denominados adenomas, pueden transformase con el tiempo en cáncer colorrectal. Los pólipos, a menudo, se pueden extirpar por completo con un instrumento durante una colonoscopia, un examen en el que el médico introduce un tubo iluminado para ver dentro del colon del paciente, después de sedarlo. La extirpación de los pólipos puede prevenir el cáncer. Las personas que han tenido adenomas son más propensas a tener pólipos nuevamente y a sufrir cáncer colorrectal, por lo que deben realizarse exámenes de detección de seguimiento en forma periódica.

Antecedentes personales de ciertos tipos de cáncer: Las mujeres que hayan padecido cáncer de ovario o cáncer de útero son más propensas a desarrollar cáncer.

Inactividad física y obesidad: Es posible que las personas con un estilo de vida sedentario, es decir, que no hacen ejercicio físico en forma regular y permanecen mucho tiempo sentadas, y quienes tienen sobrepeso o son obesos corran un mayor riesgo de contraer cáncer colorrectal.

Nutrición: Las investigaciones actuales vinculan de manera sistemática el mayor consumo de carnes rojas y carnes procesadas con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Tabaquismo: Estudios recientes han demostrado que los fumadores tienen más posibilidades de morir de cáncer colorrectal que los no fumadores.

Prevención

Si bien no existe una forma comprobada de prevenir por completo esta enfermedad, tal vez pueda reducir el riesgo:

  • Dieta y suplementos: Una dieta rica en frutas y verduras y baja en carnes rojas puede contribuir a reducir el riesgo de contraer cáncer colorrectal. Algunos estudios indican también que quienes consumen suplementos de calcio y vitamina D tienen un menor riesgo de contraer cáncer colorrectal.
  • Control de sobrepeso y sedentarismo..
  • Reducción y cese del tabaco.
  • Consumo de aspirinas y antiinflamatorios:: debe conversar con su médico sobre las cualidades protectoras, sus riesgos y contraindicaciones (1,2,3)

Detección temprana

Las personas que tienen un riesgo promedio deben comenzar con los estudios de detección a los 50 años. En algunos casos, se inicia antes de esa edad, particularmente cuando el medico ha detectado factores de riesgo tempranamente.

Dentro de los estudios disponibles en nuestro medio tenemos:

  • ​Examen de Sangre Oculta en Heces por inmunohistoquímica (cada año); Rectosigmoidoscopía (cada 5 años) o Colonoscopía (cada 10 años).

Es importante resaltar que la prueba confirmatoria se hace a través de una colonoscopia y toma de biopsia.

Signos y síntomas

Las personas con cáncer colorrectal pueden experimentar los siguientes síntomas o signos. Como se mencionó anteriormente, también es posible que estos cambios puedan deberse a otra afección médica que no sea cáncer, especialmente por los síntomas generales de molestia abdominal, hinchazón y deposiciones irregulares.

  • Cambio en los hábitos intestinales (diarrea o estreñimiento)
  • Sensación de que los intestinos no se vacían totalmente.
  • Sangre muy oscura o roja intensa en la materia fecal.
  • Materia fecal menos gruesa o más líquida de lo normal.
  • Molestias en el abdomen, incluidos dolores frecuentes por gases, hinchazón, sensación de saciedad y cólicos.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Cansancio o fatiga constantes.
  • Anemia por deficiencia de hierro sin razón aparente, es decir, baja cantidad de glóbulos rojos en sangre.
​​Consulte a su médico si estos síntomas duran varias semanas o empeoran. Si le preocupa algún cambio que ha experimentado, hable con su médico.

Tratamientos disponibles​

En la atención del cáncer, a menudo trabajan juntos distintos tipos de médicos para crear un plan de tratamiento integral del paciente que incluya o combine distintos tipos de tratamientos. Esto se denomina equipo multidisciplinario, el cual consta de un Oncólogo Clínico, Cirujano Oncólogo, Radioterapeuta, Nutriólogo, Nutricionista, Psicólogo, Psiquiatra, Higienista Dental, Fisioterapista, Personal de enfermería especializado, Farmacéuticos, Trabajadores Sociales, etc.

Los tratamientos disponibles son:

  • ​Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia
  • Inmunoterapia Farmacológica ​y Terapia farmacológica dirigida ​​​​​

Referencias:

  • Norma para la atención del Cáncer en el ISSS, julio 2019. Págs.: 26, 28 – 29.
  • (1) Harrison- Principios de Medicina Interna – 20 ed. – Parte IV, Sección Desordenes Neoplásicos, Capítulo 66: Prevención y detección temprana del cáncer., pág. 443 – 446; 449 – 450.
  • (2) Up To Date: The roles of diet, physical activity, and body weight in cancer survivors, octubre 2019. Autores: Jennifer Ligibel, MD; Jeffrey A. Meyerhardt, MD. MPH.
  • (3) Adaptado de: https://www.cancer.net/es/tipos-de-cáncer/cáncer-colorrectal
  • (4) Registro de Tumores ISSS: Enero a Diciembre 2018 y Enero a Julio 2019. 

Detectemos a tiempo el cáncer de colon