Familia > Niñez

Cuidados del bebé prematuro

Autor:
Dra. Claudia Imbers de Lazo. Pediatra
Revisado por:
Dr. Rafael Lopez Urbina. Pediatra
Palabras clave:
sueño, prematuro, alimentación, contacto
Publicado:
10/3/2016 6:00:00 AM
 
  
  
  
  
No hay elementos para mostrar en esta vista de la biblioteca de documentos "Plantillas de formulario".

 

 

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[1]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[11]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[10]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[9]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[8]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[7]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[6]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[5]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[4]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[2]‬

Familia:Niñez
miércoles, 13 de diciembre de 2017
37
miércoles, 9 de mayo de 2018
No


Al momento de llegar a casa, la mayoría de los niños prematuros tiene una edad inferior a una o dos semanas. Incluso, cuando alcance la fecha de nacimiento inicialmente esperada, todavía le quedará peso y talla por recuperar. Por lo que es posible que:

  • No muestre signos claros de que tiene hambre.
  • Esté todavía débil y sea difícil alimentarlo.
  • Pase dormido o llorando, cambiando de un estado anímico al otro en pocos segundos.

Calor

Debido a su pequeño tamaño y su poca grasa corporal conviene abrigarlos adecuadamente y evitar que se enfríen, pues quizá en los primeros días no logren controlar su temperatura.

La alimentación

Lo ideal para el recién nacido prematuro es la leche de su madre contiene sustancias que mejoran las defensas del bebé, es más fácil de digerir, puede protegerlo de enfermedades intestinales serias (parasitarias, infecciosas), respiratorias y alérgicas, además de mejorar la visión y el desarrollo de la inteligencia.

Sueño

Durante las primeras semanas en casa, el niño pasará buena parte del tiempo dormido.

Los prematuros suelen alternar largos periodos de sueño con cortos intervalos despiertos. La madre deberá estar pendiente de estimular al recién nacido para su alimentación al menos cada 2 horas.

  • Tenga en cuenta el tipo de ambiente en que está acostumbrado a dormir.
  • Proporciónele sonidos ambientales, la radio a volumen bajo e idealmente música clásica.
  • Poco a poco puede ir aumentando los ruidos y la luz para ayudarle a adaptarse al ambiente hogareño.

No olvide seguir las recomendaciones para evitar la muerte súbita del lactante.

Postura

Es más relajada debido a la fuerza muscular disminuida en comparación con los bebés de tiempo (de término).

Al sostener al bebé, se debe tener en cuenta que su cuello no tiene aún fuerza para sostener bien la cabeza y habrá que tomarlo con precaución para evitar lesiones.

Movimientos

Se considera normal que los prematuros tengan movimientos poco coordinados.

Puede ayudarle a controlar sus movimientos:

  • Sujetándole los brazos y las piernas acercándolos al cuerpo (acunándolos).
  • Haciendo movimientos lentos y graduales al manipularlo.
  • Los temblores finos en las extremidades no representan enfermedad, siempre y cuando mantenga contacto visual con la madre y se muestre activo y alerta a su entorno.

En los prematuros es frecuente que los sentidos se desarrollen con más rapidez que la coordinación muscular.

El crecimiento y desarrollo de estos bebés lleva un calendario diferente del niño de tiempo, de ahí la importancia del control infantil para llevar una revisión estrecha por el personal de salud en su centro de adscripción.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo un bebé es prematuro?

Cuando nace antes de la semana 37 de embarazo (antes del 8º mes de embarazo).

¿Por qué nacen antes de tiempo?

No se conoce una causa específica, pero ciertas situaciones como las enfermedades de la madre, infecciones, gemelos, tabaco, entre otras contribuyen al nacimiento antes de tiempo del bebé.

¿Cuándo consultar al médico?

  • Si tiene una temperatura menor de 36°C o mayor de 38°C.
  • Si rechaza la alimentación o tiene pobre succión.
  • Si duerme más de lo habitual.
  • Bebé irritable o menos activo.
  • Vomita o regurgita a menudo.
  • Tiene piel azulada o pálida.
  • Manchas violáceas en la piel que simulan moretes.
  • Llora inconsolablemente.
  • Piel con coloración amarilla luego de la primera semana de vida.
  • Sufre cambios en la respiración: cansancio, tos.
  • Movimientos bruscos, en una sola mitad del cuerpo, sin que el niño responda a los estímulos de la madre.
​​

Cuidados del bebé prematuro

 Te puede interesar

 

 

El baño y la curación del ombligo del recién nacidoLicda. María Teresa Deodanes de Ventura. Enfermera especializada en Cuidados Intensivos NeonatalesToda madre de un recién nacido, debe hacer una serie de actividades para mantenerlo cómodo al momento del baño, para proteger su piel y favorecer la caída del cordón umbilical.
La importancia de tener una buena autoestima en la infanciaDra. Claudia Imbers de Lazo. PediatraEl afecto y el cariño entre el recién nacido y sus padres pueden ser considerados como una guía de la autoestima.
La diarrea infantilDra. Claudia Imbers de Lazo. PediatraEs el aumento en número y cambio de consistencia de las heces (líquidas). También, es una forma de defensa de nuestro organismo, pero si está fuera de control, puede causar la muerte.