Familia > Salud al día

10 consejos para no subir de peso en vacaciones

Autor:
Lic. Tirso Ladislao Tamayo. Educador en Salud - Gerontólogo
Revisado por:
Dra. Maria Eugenia Machón. Médico Familiar
Palabras clave:
dieta, alimentación, vacaciones, comida
Publicado:
7/31/2017 6:00:00 AM
 
  
  
  
  
No hay elementos para mostrar en esta vista de la biblioteca de documentos "Plantillas de formulario".

 

 

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[1]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[11]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[10]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[9]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[8]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[7]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[6]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[5]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[4]‬

 Reutilización de elemento de catálogo ‭[2]‬

Familia:Salud al día
jueves, 14 de diciembre de 2017
53
miércoles, 09 de mayo de 2018
No

​​

​​​Llegaron las vacaciones y con ellas las visitas a las ferias, playas, montañas o nuestros bellos pueblos en el interior del país. Estos resultan ideales para desconectarse, descansar y disfrutar de la amplia variedad de comidas y bebidas que ponen a nuestra disposición. ​​

Es importante disfrutar de todo, pero con la respectiva moderación para que lo que hagamos durante este periodo vacacional no nos traiga consecuencias que pueden ir desde unas libras de más hasta complicaciones para las personas que padecen de enfermedades como diabetes e hipertensión. La receta consiste en saber elegir y organizarse. Siga estos consejos para mantener una rutina equilibrada y buenos hábitos alimentarios:

1. Mantente activo

Camina y explora el lugar que estas visitando, realiza actividades como ir a escalar, nadar, jugar fútbol, entre otras actividades. En general todo lo que te mantenga activo cuenta como sesión de ejercicios y si lo haces en familia ¡Mejor!

2. Mantente hidratado

El agua es especialmente importante debido a las altas temperaturas de nuestro país. Bebe agua siempre que sientas sed y así evitarás la pérdida excesiva de líquido debido al calor. Siempre ofréceles agua a los niños y a los bebés ya que ellos no siempre saben pedir líquidos.

Recuerda cargar tu botella de agua contigo para mantenerte bien hidratado. Muchas veces la deshidratación provoca que comamos de más, o que comamos sin tener hambre, así que toma suficiente agua natural.

3. Respeta los horarios de comida

Recuerda que la semana de vacaciones se pasa volando, sino respetas los horarios de comida y sobre todo si en las salidas incluyes a tus hijos les estarás modificando sus hábitos y luego tendrás problemas al regresar a tu vida normal después de las vacaciones.

4. Comienza con un desayuno saludable

Puedes incluir cereal, avena, leche o yogurt, fruta y algo de proteína (como un huevo) para comenzar el día. El desayuno es muy importante ya que te ayuda a mantenerte sin hambre durante la mañana y a tener energía para disfrutar de las vacaciones.

5. Un antojo al día

Ya sea en las ferias, playas, montañas o pueblos, siempre encontrarás muchas delicias propias de nuestro bello país, procura darte ese antojo en uno de los tiempos de comida, así evitarás comer más veces en un día.

6. Comienza tus comidas con ensaladas o verduras

Ya sea el desayuno, almuerzo o cena es recomendable comenzar por una ensalada, ya que estarás incluyendo vitaminas, minerales, fibra, agua y pocas calorías. Por lo general las ensaladas son fuente de fibra para evitar el estreñimiento, que es muy frecuente entre los vacacionistas.

7. Si vas a restaurantes

Elige alimentos horneados, asados, hervidos o al vapor. Cuida tu alimentación y peso evitando alimentos fritos y cremosos. Disfruta la comida, mastica despacio para sentirte satisfecho con facilidad. Muchas veces comemos demás por hacerlo muy rápido. Si puedes consumir más verduras, será mucho mejor para tu salud.

8. Las bebidas

El calor propio y la humedad de este periodo vacacional hacen que nuestro consumo de bebidas aumente. Muchas bebidas como las gaseosas, cocteles con y sin licor, la cerveza y batidos de frutas con jarabes son altas en calorías. Es recomendable alternar bebidas con agua simple para reducir el consumo de calorías y cambiar a té helado o limonadas sin azúcar, jugos naturales diluidos en agua y agua mineral.

9. Elige bocadillos saludables

En los lugares que visites puedes encontrar fruta de temporada, bebidas sin azúcar, semillas y galletas integrales. Si no quieres correr el riesgo de ingerir alimentos contaminados por una mala preparación opta por llevar estos mismos bocadillos previamente preparados desde casa.

10. Moderación en lugar de privación

Si te prohíbes comer algo que te gusta sucede un fenómeno mental llamado “restricción cognitiva” que hace que nos sintamos más atraídos hacia eso que está prohibido. Llevándote a comerlo en grandes cantidades y después a estados de culpa. Es mejor comer aquellos alimentos que se te antojan, pero en porciones pequeñas y comiéndolo lentamente, para que puedas disfrutarlo.

Después de las vacaciones, incluye en tu dieta los alimentos saludables que no consumiste en vacaciones. Asegúrate de comer 3 tazas de verdura al día y 2 de frutas, esto regresará los niveles de vitaminas y minerales y aportará muy pocas calorías para compensar el peso ganado en vacaciones. Retoma un estilo de vida saludable y continúa haciendo cambios paulatinos en favor de su salud y bienestar.

¡Disfruta tu vacación con moderación!


10 consejos para no subir de peso en vacaciones

 Te puede interesar

 

 

VIH y SIDALic. René Alejandro Zelaya. Educador en salud.VIH Y SIDA aprenda más sobre estos dos términos, sus formas de contagio y etapas para minimizar los riesgos de contraer este virus.
Diferencias entre urgencia y emergenciaDra. Sara Granadino. Médico familiar.Cuando las personas de forma imprevista, presentan un problema de gravedad y necesita atención médica decimos que sufre una urgencia
Prevengamos la fiebre tifoidea Dr. William Sosa - Lic. Tirso TamayoCon medidas preventivas como consumir agua potable, el lavado de manos así como apegarse a buenas prácticas higiénicas para la preparación de alimentos estaremos cuidando de nuestra salud.