Adaptar los lugares de trabajo para una reincorporación segura de los trabajadores ante el COVID-19

Familia > Salud-al-día
Escrito por:
Dra. Mónica Mayarí Nolasco. Residente Medicina del Trabajo
Revisado por:
Dr. Walter Omar Mayén Morales. Jefe de Departamento Salud del Trabajo y Medio Ambiente
Publicado:
5/29/2020 6:00:00 AM
Palabras claves:
COVID-19, reincorporación, protección, personal, coronavirus
 

 Reutilización de elemento de catálogo

Familia:Salud-al-día
viernes, 29 de mayo de 2020
334
viernes, 29 de mayo de 2020
No

​​​​

El COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente, siendo este el SARS-CoV-2. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario. Alrededor de 1 de cada 5 personas que contraen el COVID-19 acaba presentando un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar (OMS, 2020).

El mundo laboral se ha visto gravemente afectado durante esta crisis, por lo que, todos los segmentos de la sociedad, incluidas las empresas públicas  y privadas, deben actuar para proteger a sus trabajadores, familias y a la sociedad en general.
Una vez que las medidas de distanciamiento físico logren una reducción suficiente de los índices de transmisión del COVID-19, las autoridades nacionales autorizarán que se retome gradualmente la actividad laboral; por lo que es importante que los empleadores conozcan sobre la forma de evitar la propagación del COVID-19 en el lugar de trabajo, a fin de que los trabajadores puedan volver a la actividad laboral en condiciones de seguridad.

Es por eso que la aplicación de medidas de protección y prevención puede requerir la introducción de cambios importantes en los procesos de trabajo y prácticas del lugar de trabajo.

Recomendaciones para un entorno de trabajo seguro

1. Evaluación de riesgos y medidas preventivas

La identificación y la evaluación de riesgos en los lugares de trabajo físicos y físico-sociales es el punto de partida para gestionar la salud y seguridad en el trabajo bajo las medidas contra el COVID-19. Los empleadores están obligados a revisar su evaluación de riesgos cuando se produce un cambio en el proceso de trabajo y a tener en consideración todos los riesgos, incluidos los que afectan a la salud mental

1.1 Minimizar la exposición al COVID-19

Iniciar con medidas colectivas y, si fuera necesario, complementarlas con medidas individuales como equipos de protección personal (EPP). A continuación, algunas de medidas de control:

  • Realice solo el trabajo esencial en un primer momento, en lo posible, ofrezca servicios de forma remota (video llamadas o videoconferencias) en lugar de que sean presenciales.
  • Aísle a los trabajadores que puedan realizar sus tareas de manera individual y segura, que no requieran equipos especializados o maquinaria que no se pueda mover.
  • Elimine, y si no fuera posible, limite, la interacción física con y entre clientes. Manteniendo el distanciamiento físico (dos metros) dentro de las instalaciones.
  • Facilitarle a los motoristas equipos de limpieza y desinfección para su vehículo.
  • Coloque una barrera física como mamparas entre los trabajadores, especialmente si no es posible que mantengan una distancia de dos metros entre ellos. Si no se puede utilizar una barrera, debe dejarse un espacio adicional entre los trabajadores, por ejemplo, asegurando que haya al menos dos escritorios libres a cada lado.
  • Organice el horario de las pausas para comer para reducir el número de personas que coinciden en un comedor, sala de personal o cocina.
  • Coloque un rótulo en la puerta principal para indicar que uno de los baños está ocupado para asegurar que solo entre una persona cada vez. Organice los turnos teniendo en cuenta las tareas de limpieza y desinfección.
  • Promueva a sus trabajadores que se laven las manos con frecuencia, facilitándoles de agua y jabón o instalando depósitos con solución alcohólica al 70% en lugares estratégicos.
  • Limpie sus instalaciones con frecuencia, especialmente mostradores, chapas de las puertas, pasamanos, interruptores de encendido o apagado de luces, herramientas y otras superficies que las personas toquen frecuentemente y facilite una buena ventilación si es posible.
  • Facilite a los trabajadores pañuelos desechables y papeleras con una bolsa de plástico para poderlas vaciar sin entrar en contacto con el contenido.
  • Es importante formar a los trabajadores en el uso correcto de los EPP, asegurándose de que siguen las instrucciones disponibles sobre el uso de mascarillas y guantes u otros.
  • Coloque rótulos en carteleras informativas con normas a seguir en caso de tos o estornudos e higiene de las manos, en la entrada del lugar de trabajo y en otras áreas donde sean visibles.

1.2 Retomar el trabajo después de un periodo de cierre.

Si su lugar de trabajo ha sido cerrado durante el tiempo de la emergencia por COVID-19, elabore un plan para la re incorporación al trabajo que incluya la salud y la seguridad. En su plan debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Actualice su evaluación de riesgos según se ha descrito anteriormente.
  • Considere la opción de retomar el trabajo por etapas o fases para que se puedan realizar las adaptaciones necesarias, asegurándose de informar a los trabajadores sobre los cambios antes de que regresen al trabajo.
  • Preste especial atención a los trabajadores de alto riesgo y prepárese para proteger a los más vulnerables, como: personas mayores de 60 años, personas con enfermedades crónicas (como hipertensión arterial, problemas pulmonares o cardíacos, diabetes mellitus, insuficiencia renal en tratamiento sustitutivo o con trasplante renal o que se estén sometiendo a un tratamiento contra el cáncer u otro tratamiento inmunosupresor) y las trabajadoras embarazadas, en puerperio o lactancia exclusiva.
  • Considere la posibilidad de ofrecer apoyo a los trabajadores que puedan tener ansiedad o estrés. Por ejemplo, los supervisores pueden preguntar con frecuencia a los trabajadores por su estado, es posible que los trabajadores hayan vivido acontecimientos traumáticos, como una enfermedad grave o la muerte de un familiar o amigo, o que tengan dificultades económicas o problemas en sus relaciones personales.

1.3 Afrontar un índice elevado de absentismo

Los trabajadores en los que se ha confirmado la COVID-19 se ausentarán y no podrán trabajar durante un tiempo significativamente más prolongado, y aquellos en los que la enfermedad llegue a ser grave requerirán un periodo de rehabilitación adicional una vez curados de la infección. Además, es posible que algunos trabajadores deban ausentarse para cuidar de un familiar.

  • La ausencia de un número significativo de trabajadores, aunque solo sea temporal, puede suponer una sobrecarga de trabajo en sus actividades diarias. Mantenga la carga de trabajo adicional lo más baja posible y asegúrese de que no dure demasiado. Respete las normas y acuerdos sobre horarios de trabajo y periodos de descanso.
  • Adaptar el trabajo para hacer frente a una reducción del personal, por ejemplo, aplicando nuevos métodos y procedimientos y cambiando funciones y responsabilidades, considere si el personal necesita formación y apoyo adicionales y asegúrese de que todos los trabajadores estén capacitados para realizar la tarea que deben llevar a cabo.
  • Si el personal es temporal, es importante que informe a los trabajadores sobre los riesgos en el lugar de trabajo y les facilite la formación que pudiera ser necesaria.

1.4 Gestionar a los trabajadores que trabajan desde casa.

Para muchos trabajadores, es la primera vez que realizan teletrabajo y es probable que su entorno de trabajo sea deficiente en muchos aspectos en comparación con su lugar de trabajo. La medida en que el entorno domiciliario pueda adaptarse variará en función de la situación del trabajador y el tiempo y los recursos disponibles para las adaptaciones. A continuación se facilitan algunas sugerencias para minimizar los riesgos para los trabajadores que no han podido preparar adecuadamente su lugar de trabajo en casa.

  • Permita que los trabajadores se lleven a casa de forma temporal los equipos que utilizan normalmente para trabajar, esto incluye artículos como laptops e impresoras. Elabore un registro de a quién se asigna cada uno de estos artículos para evitar confusiones cuando se retome el trabajo normal.
  • Facilite a los tele trabajadores directrices sobre cómo instalar una estación de trabajo en casa con buenas medidas ergonómicas, como una buena postura y movimiento frecuente, en la medida de lo posible.
  • Informe a los trabajadores a realizar descansos regulares (aproximadamente cada 30 minutos) para levantarse, moverse y hacer estiramientos.
  • Facilite asistencia a los tele trabajadores en el uso de equipos de tecnologías de información y software. Las herramientas de tele y videoconferencia pueden ser esenciales para el trabajo.
  • Asegúrese de que existe una buena comunicación en todos los niveles y que incluya a las personas que trabajan desde casa.
  • Considere la posibilidad  de realizar reuniones de personal o de equipo regulares en línea o establezca turnos rotativos para los empleados que puedan estar presentes en el lugar de trabajo si se ha iniciado un regreso escalonada al trabajo.
  • Sea consciente de que el trabajador puede tener una pareja que también realice teletrabajo o hijos que puedan necesitar cuidados al no ir a la escuela o deban conectarse de forma remota para continuar con sus estudios. Otros tal vez tengan que cuidar de personas mayores o con enfermedades crónicas y a los que están confinados.
  • Ayude a los trabajadores a establecer límites saludables entre el trabajo y el ocio, comunicándoles claramente cuándo se espera que trabajen y estén disponibles.

2. Incluir a los trabajadores

Es importante que consulte a sus trabajadores o miembros del Comité de seguridad y salud ocupacional (CSSO) a tiempo sobre los cambios previstos y la forma en que los procesos temporales se llevarán a la práctica. Incluir a los trabajadores en la evaluación de riesgos y el desarrollo de soluciones es una parte importante de unas buenas prácticas para la salud y la seguridad. Los miembros del CSSO se encuentran en una posición única para ayudar a diseñar medidas preventivas y garantizar que se apliquen con éxito.

3. Cuidar de los trabajadores que han estado enfermos

Las personas que han tenido una enfermedad grave requieren una consideración especial, incluso después de haber sido declaradas aptas para trabajar. Existen indicios de que los pacientes con coronavirus pueden presentar una menor capacidad pulmonar después de un episodio de la enfermedad. Es posibles que los trabajadores en esta situación requieran una adaptación del trabajo y tiempo de excedencia para someterse a fisioterapia. Los trabajadores que han estado en cuidados intensivos pueden enfrentarse a dificultades específicas. Sea consciente de que los trabajadores enfermos de COVID-19 pueden sufrir estigma y discriminación

4. Planificar y aprender para el futuro

La experiencia adquirida durante la pandemia de COVID-19 puede servir para desarrollar una política y unos procedimientos de teletrabajo o revisar los existentes

5. Mantenerse bien informado.

Compruebe siempre que la fuente original de la información sea de organismos internacionales confiables. A medida que las medidas de distanciamiento físico empiecen a disminuir, es posible que se publique por parte del Ministerio de Salud información específica y que esta se actualice con ​frecuencia. ​

Referencia:

​​
Adaptar los lugares de trabajo para una reincorporación segura de los trabajadores ante el COVID-19