Cómo cuidar la salud física y mental si realiza trabajo a distancia debido al COVID-19

Familia > Salud-al-día
Escrito por:
Dra. Ana Mariela López Castillo. Residente Medicina del Trabajo
Revisado por:
Dr. Walter Mayén. Jefe Departamento Salud del Trabajo y Medio Ambiente
Publicado:
5/29/2020 6:00:00 AM
Palabras claves:
Estrés, trabajo, teletrabajo, COVID-19, coronavirus, laboral
 

 Reutilización de elemento de catálogo

Familia:Salud-al-día
viernes, 29 de mayo de 2020
335
viernes, 29 de mayo de 2020
No

 

En un esfuerzo por reducir la propagación de COVID-19 a nivel nacional, las empresas se han visto en la necesidad de solicitar a sus trabajadores que continúen las labores desde su casa. Pero, ¿qué significa esto para el bienestar social y psicológico de sus empleados? ¿Cuáles son los factores de riesgo psicosocial que las empresas y los trabajadores deberían tratar de abordar y mitigar?

No todas las empresas tienen la capacidad de que sus empleados realicen trabajo a distancia. Es una situación nueva para la que no hubo tiempo de elaborar un plan de emergencia y continuidad de las actividades de la empresa, es por eso que se debe organizar y planificar de forma adecuada esta nueva forma de trabajo siguiendo estas recomendaciones:

Recomendaciones para el trabajador

  • Evita la sobreinformación: infórmate acerca de la situación nacional ante el COVID-19 solo por medios de comunicación confiable y los sitios oficiales e intenta evitar desplazarte sin cesar por las redes sociales las 24 horas, los 7 días de la semana, ya que esto puede aumentar innecesariamente la sensación de riesgo y ansiedad.
  • Mantén el contacto social: usando las nuevas tecnologías. Comparte tus dificulta­des. Habla con las personas cercanas de tu confinamiento si te alivia. El apoyo social es la mejor forma de reducir la ansiedad, la depresión, la soledad y el aburrimiento durante un aislamiento social por cuarentena.
  • Establece un horario de trabajo: procurando que sea similar al que tenía previamente en su empresa, de esta manera mantendrá una rutina y facilitara el retorno al trabajo.
  • Planifica el trabajo: establece una rutina horaria y cúmplela.
  • Se realista: pon metas de trabajo factibles, que pueda cumplir sin causar un estrés adicional por no cumplir las metas autoestablecidas.
  • Conoce tu estado de ánimo: reconoce las emociones que se viven y afronta las principales preocupaciones con información. Aun así, hay que saber que encontrarse triste, con ansiedad y preocupa­ción entra dentro de lo esperable para esta situación. Acepta lo que sientes.
  • Mantén buena comunicación con su empleador o supervisor, identifique sus necesidades para realizar su trabajo desde casa de la forma adecuada y notifíquelo para que su empleador pueda suplirlas.
  • Ejercítate: Establece una rutina diaria de ejercicio físico en casa, esto le hará sentir bien durante el da, mantendrá un buen estado de ánimo y será beneficioso para su salud.
  • Ayuda: si te es posible ayuda en algo a los demás. Reconforta pertenecer a un equipo y ayudar a dar soluciones.
  • Desconecta: Utiliza medios prácticos para relajarte. Haz cosas que habitualmente te resulten entretenidas.​​​
​​

¿Abrumado ante la situación? El Instituto Salvadoreño del Seguro Social ha habilitado el número: 25916522 para brindarte apoyo. ​Puedes llamar de lunes a viernes de 7:00 a.m. a 3:00 p.m.

Recomendaciones para el empleador

  • Conozca la situación sobre el COVID-19, esto le ayudara a establecer una organización adecuada del trabajo y planificar a futuro los horarios y tareas que deba adjudicar a sus empleados.
  • Identifique a sus trabajadores en riesgo, si tienen trabajadores que previamente presentaban cuadros de ansiedad o depresión, en estos momentos se encontraran más vulnerables. Para ellos deberá establecer un plan de trabajado adaptado a sus necesidades.
  • Al organizar el trabajo tenga en cuenta algunas circunstancias actuales que limitan las tareas a desarrollar por los trabajadores: la novedad del entorno de trabajo, la situación familiar con posibles hijos o personas mayores a cargo en el hogar, los espacios y los recursos compartidos por varias personas ante las mismas cir­cunstancias en los domicilios.
  • Comuníquese de forma clara con sus trabajadores y mantenga información ac­tualizada y precisa acerca de los planes de la empresa a futuro, esto con el fin de disminuir el miedo e incertidumbre laboral y socioeconómica que el trabajador pueda sentir que le amenaza.
  • Facilita a los trabajadores recomendaciones sobre diseño del puesto de trabajo, iluminación, posturas de trabajo, medidas para la prevención de la fatiga mental, gestión del estrés, hábitos de sueño, ejercicio físico en casa, alimentación, etc. Para ello puedes leer en el Reglamento General de Prevención de Riesgos en los lugares de trabajo, Capítulo IV, secciones II y III, las regulaciones existentes en el país en cuanto a ciertas condiciones del trabajo. También puedes leer los artículos: Trastornos musculo esqueléticos en oficinistas  y Movimientos repetitivos en extremidades superiores.
  • Infórmate de los recursos técnicos con que cuenta cada trabajador para el desempeño de su trabajo y ten en cuenta que pueden tener que ser compartidos con otras personas del hogar. En la medida de tus posibilidades provéele de los que necesite.
  • Establece canales de comunicación individualizada y/o de grupo: correo electró­nico, redes sociales, videoconferencia, teléfono.
  • Garantiza una carga de trabajo equilibrada a cada empleado y asigna de forma concreta las tareas y cometidos. Si no es estrictamente necesario no incrementes las exigencias.
  • Establece objetivos y plazos razonables y hazlo con cierta antelación para que el trabajador pueda organizar su trabajo para amoldarse a sus nuevas circunstancias. Prioriza las tareas y relega a otro momento las menos necesarias.
  • Establece un horario de disponibilidad para empleador y trabajadores, pero ten en cuenta que trabajar en casa no significa tener que estar disponible las 24 horas.
  • Haz participe a los trabajadores del plan y calendario, nuevos horarios, turnos de trabajo, teléfonos de asistencia, servicios prestados, etc.
  • Es deseable en esta situación disponer o facilitar un servicio de apoyo psicológi­co, si fuera posible, inscrito en el programa de ayuda al empleado.
  • Establece un canal específico para que los trabajadores te informen de la existen­cia de algún riesgo o situación especial que les afecte durante estas circunstancias.

Referencias:​​

Cómo cuidar la salud física y mental si realiza trabajo a distancia debido al COVID-19