Conociendo sobre las piedras en los riñones

Familia > Salud-al-día
Escrito por:
Dra. Delma de Montalvo. Internista.
Revisado por:
Dr. Jaime Castro. Jefe Sección Atención Primaria en Salud.
Publicado:
10/29/2020 6:00:00 AM
Palabras claves:
 

 Reutilización de elemento de catálogo

Familia:Salud-al-día
jueves, 29 de octubre de 2020
382
miércoles, 04 de noviembre de 2020
No

​​​persona con mano en espalda

Tus riñones remueven los desechos y líquidos de tu cuerpo para hacer orina. Algunas veces cuando tienes demasiado de algún desecho y pocos líquidos en tu sangre, estos deshechos pueden acumularse y agruparse en tus riñones. Estos fragmentos de deshechos son llamados piedras en los riñones o también conocidos como cálculos renales.

Las vías urinarias incluyen dos riñones, dos uréteres, una vejiga y una uretra. Los riñones son dos órganos con forma de frijol y tienen el tamaño similar al de un puño. La orina fluye desde los riñones hacia la ​vejiga a través de dos tubos llamados uréteres. La vejiga almacena orina que se elimina mediante la micción. Cuando la vejiga se vacía, la orina sale del cuerpo por un tubo llamado uretra, que se encuentra en la parte inferior de la vejiga.

Las piedras en los riñones son trozos de un material sólido parecido al de una piedra, que se forman en uno o ambos riñones cuando hay niveles altos de ciertos minerales en la orina. Rara vez causa daño permanente si un profesional de la salud los trata.

Las piedras en los riñones varían en tamaño y forma. Pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como un frijol o un nance. En raras ocasiones, algunas piedras en los riñones pueden llegar a ser del tamaño de una pelota de golf .Pueden ser lisos o irregulares y suelen ser de color amarillo o café.

Una piedra pequeña en los riñones puede pasar a través de las vías urinarias por cuenta propia, causando poco o ningún dolor. Una piedra más grande en los riñones puede quedarse atascado en el camino, esto puede obstruir la salida​ de orina, provoca dolor intenso o sangramiento en la orina.​

¿Qué causa la formación de cálculos renales?

  • Los altos niveles de calcio, oxalato y fósforo en la orina, ocasionan la formación de piedras. Usted puede ser más propenso a tener una piedra en el riñón si tiene:
  • Antecedentes familiares de piedras en los riñones
  • Quistes en lo riñones, que son bolsas llenas de líquido.
  • Infecciones repetitivas de las vías urinarias
  • Bloqueo de las vías urinarias
  • Problemas digestivos: inflamación crónica del intestino, antecedentes de cirugía del tubo digestivo.
  • Consumo de medicamentos: diuréticos (para botar agua del cuerpo), antiácidos a base de calcio. Topiramato.
  • Obesidad o sobrepeso
  • Consumir proteínas en exceso (carnes rojas), azucares y sal.
  • Gota: provoca hinchazón dolorosa de las articulaciones.
  • Hiperparatiroidismo, un trastorno en el que las glándulas paratiroides liberan demasiada hormona paratiroidea, lo que hace que haya calcio adicional en la sangre
  • Hiperuricosuria, un trastorno en el que hay demasiado ácido úrico en la orina

Principales tipos de piedras en los riñones​

  1. CALCIO: son los más frecuentes. El calcio que no es utilizado por los huesos y músculos se dirige a los riñones, en la mayoría de personas el exceso es eliminado por la orina. Las personas que tienen piedras en el ri​ñón es porque lo retienen.
  2. ÁCIDO ÚRICO: estos se forman cuando la orina tiene demasiado acido. Pueden presentarlo personas que comen mucha carne (especialmente vísceras) mariscos y pescado.
  3. ESTRUVITA: pueden suceder después de una infecciones del tracto urinario en el que las bacterias hacen un amoniaco que se acumula en la orina. Las piedras de estruvita están hechas de magnesio, amonio y fosfato.
  4. CISTINA: es hereditaria. Se forman de una sustancia química que el cuerpo produce naturalmente llamada, cistina.

Síntomas

Al tener piedras grandes puede presentar:

  1. Dolor al orinar
  2. Orinar con sangre
  3. Dolor agudo en tu espalda, o abdomen bajo.
  4. Náuseas y vómitos.

Si tienes una piedra en los riñones pequeña que se puede mover fácilmente por tu tracto urinario, puede ser que no tengas ningún síntoma, y es posible que nunca sabrás que tuviste una piedra en los riñones.

Es importante consultar en su Centro de Atención si los síntomas persisten por mucho tiempo o si además se acompaña de: fiebre y escalofríos, orina turbia o con mal olor, dolor de espalda o abdomen que no desaparece.

¿Cómo se diagnostica?

Su médico le hará un examen físico y preguntará por sus antecedentes. Podrá hacerle examen de orina sangre, estudios de imagen (rayos X, ultrasonografía, tomografía).

¿Cuál es el tratamiento?

Este depende de el tamaño de las piedras, de lo que está hecha (tipo de piedra), si causa dolor, si obstruye la salida de la orina. Las piedras pequeñas usualmente no necesitan tratamiento.

Para las piedras grandes existen otras alternativas como: litotricia por ondas de choque (es una máquina que emite ondas de choque a su cuerpo y parte la piedra en pedazos más pequeños y luego se expulsan en orina). Dura 45 minutos a una hora y se hace con anestesia general.

Ureteroscopia: se introduce un tubo por la uretra, que tiene una cámara para poder ver la piedra y extraerla o partirla en trozos pequeños con energía láser.

¿Cómo prevenir?

Es importante saber que las provocó, su médico puede pedirle que las atrape al expulsarlas y enviarlas al laboratorio.

Mejorar sus hábitos de alimentación: reducir sal, azúcar, carnes rojas.
Controle su peso
Tome como mínimo de 8 a 10 vasos de agua. Idealmente 2 a 3 litros diarios.
Medicamentos: se los prescribirá su médico de acuerdo al tipo de piedras que tuvo y a sus problemas de salud.

Bibliografía

  1. AMERICAN KIDNEY FUND. Los cálculos renales. Causas, síntomas​​​​, tratamientos y prevención. Junio 17,2020.
  2. NIH. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease. Esta publicación se encuentra en www.kidney.niddk.nih.gov/spanish/index_sp.aspx.
  3. NIH. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease. Mayo 2017.



Conociendo sobre las piedras en los riñones