El trabajador social en los cuidados paliativos

Familia > Salud-al-día
Escrito por:
Lic. Melvin Pacas, Licda. Karen Grande, Lic Marvin Flores. Trabajadores sociales
Revisado por:
Dr. Jaime Castro. Jefe de departamento de Atención en Salud
Publicado:
10/5/2021 6:00:00 AM
Palabras claves:
Trabajo social, cuidados paliativos, final de la vida, acompañamiento
 

 Reutilización de elemento de catálogo

Familia:Salud-al-día
martes, 05 de octubre de 2021
447
miércoles, 06 de octubre de 2021
No

​​​manos sosteniendo el brazo de una persona

El acompañamiento social en el proceso del final de la vida supone un saber estar al lado de la persona y sus relaciones con el entorno. Los cuidados paliativos requieren de una especialización que no pueden dejar al margen al trabajo social.

El objetivo de los cuidados paliativos es ayudar a las personas con una enfermedad grave a sentirse mejor, estos previenen o tratan los síntomas y efectos secundarios de la enfermedad y los tratamientos; con los cuidados paliativos, también se tratan problemas emocionales, sociales, prácticos y espirituales que la enfermedad conlleva, cuando las personas se sienten mejor en estas áreas, tienen una mejor calidad de vida.

La intervención de las diferentes disciplinas en el proceso del final de la vida ha generado en los últimos años gran interés, de lo que no queda exento el trabajo social; pudiendo conocer que desde el ámbito de la salud, como desde otros ámbitos como es el educativo se juega un papel fundamental a la hora de trabajar por cambiar el tabú que existe en nuestra sociedad en torno al tema de la muerte.​

Plan de Cuidados Paliativos

Poner en valor la importancia de la elaboración de un plan de cuidados desde el trabajo social busca el cumplimiento de una gran variedad de objetivos y funciones, todos ellos encaminados a mejorar la calidad de vida tanto de pacientes como de familiares. Pues no debemos olvidar que la persona que se encuentra al final de la vida no es la única que sufre la enfermedad, su familia, amigos, entorno, etc. También presentan una serie de necesidades que deben ser cubiertas de la forma más adecuada posible, no dejando de lado el enfoque de la diversidad cultural y la espiritualidad en la intervención alrededor de la muerte.

Para establecer un Plan de cuidados que atienda a las necesidades sociales es importante huir del modelo paternalista, mantener con la persona una buena comunicación, que se respete de confidencialidad, que no estigmatice y que se garantice su dignidad.

Se debe tener en cuenta las múltiples necesidades de la persona siendo estas: físicas, de confort, neuropsiquiátricas, de comunicación, sus preferencias, valores, creencias, voluntades anticipadas entre otras.

Rol del trabajo social

Según Martín-Sierra, Novellas, Ruíz y Quadras el papel del trabajo social consiste​ en atender las necesidades socio-familiares desencadenadas o agravadas por la situación de enfermedad avanzada o terminal.

Por ello es importante que junto al equipo interdisciplinar se trabaje en la reorganización de la unidad familiar, optimizar las potencialidades de los miembros de la familia, mediar en conflictos familiares y ante dificultades derivadas de la toma de decisiones; a continuación se mencionan actividades propias del trabajo social en atención paliativa en el ​Instituto Salvadoreño del Seguro Social:

IDENTIFICAR
  • La relación familiar que genera más distorsión en el cuidado del enfermo y apoyo al médico de familia en el manejo de la dinámica familiar.
  • El malestar emocional desadaptativo (intenso, persistente y que dificulta las relaciones), lo que dificulta cuidar al paciente.
  • En los cuidadores la dificultad en el manejo de las necesidades básicas del enfermo: higiene, comida, vivienda con condiciones adecuadas a las necesidades, entre otras.
  • Si el paciente cuenta con una adecuada red social y apoyo social del paciente y familia para ser candidato a ingreso domiciliar.
  • En la familia y paciente, estrés financiero severo que condiciona un agravamiento en la condición de cuido del paciente.
  • La dificultad en el manejo de la información sobre el diagnostico o el pronóstico de la enfermedad por parte del paciente o la familia.
  • El conflicto para la adecuada toma de decisiones clínicas sugeridas por el equipo paliativo (adecuación del esfuerzo diagnostico/terapéutico, limitación o rechazo) por parte ​del paciente con su familia o representante legal.
  • La dificultad para la planificación del lugar donde fallecer por desacuerdo entre el enfermo, familia y equipo de atención paliativa.
  • Posibles apoyos en la familia del paciente.
APOYAR
  • Entrevistar a pacientes hospitalizados, de consulta externa o sus familiares cuando amerite para explorar sobre sus problemáticas administrativas, con la finalidad de orientar sobre los pasos a seguir para realizar el trámite respectivo.
  • Labor socio-educativa en el paciente y núcleo familiar.
  • Apoyo a equipo multidisciplinario en proceso espiritual del paciente.
  • Apoyo a psicólogo en tratamiento de cuidador claudicado.
  • Establecimiento de contacto y apoyo con ​colegas trabajadores sociales de la red de salud nacional para la solución de casos.
  • Asesoría en trámites de auxilio de sepelio, pensiones y otros servicios institucionales.
  • Cuando el usuario lo requiera y no haya apoyo familiar se gestionará por el paciente con trabajo social del centro de atención donde se lleve el tratamiento de su enfermedad crónica compleja la prórroga de su incapacidad temporal.

Con estas actividades se busca intervenir ante problemas de comunicación familia-enfermo, asesorar en el manejo de la información con menores o personas que presentan especial dificultad e intervenir anticipadamente ante situaciones de posible riesgo de cualquier tipo, social, económico, familiar.

El acompañamiento Social

El acompañamiento profesional le da al paciente la posibilidad de ser responsable de su destino y de elegir cómo va a transitar su propio proceso de enfermedad, sin perder de vista a la familia, el grupo de allegados y el contexto comunitario en general.

Se debe facilitar al paciente en proceso de muerte el acompañamiento familiar y las medidas sanitarias necesarias para ofrecer una atención de calidad a los mismos; por otro lado, los centros e instituciones sanitarias facilitarán, a petición de los pacientes, el acceso a aquellas personas que les pue​dan proporcionar auxilio espiritual, conforme a sus convicciones y creencias, procurando, en todo caso, que las mismas no interfieran con las actuaciones del equipo sanitario.

Esa visión pone de relieve el valor del profesional de referencia del caso que acompañe el proceso y continúe su labor con la familia o allegados después de la muerte, ello incluiría la asesoría en trámites funerarios, la medición en posibles conflictos que puedan surgir en gestiones administrativas, ceremonias etc., y referir oportunamente al equipo de psicología y salud mental para el apoyo en la despedida y la superación del duelo.

El rol del profesional de trabajo social es de vital importancia durante la implementación de los Cuidados Paliativos, dentro del equipo interdisciplinar. Adaptándose tanto a las necesidades del paciente como a las de su familia. Además de guiar y orientar ante las dificultades sobrevenidas contribuyendo a mejorar la calidad de vida y bienestar durante todo el proceso.

Referencias:

El trabajador social en los cuidados paliativos