Recomendaciones para prevenir lesiones por uso del equipo de protección personal

Profesional > Publicaciones
Escrito por:
Dra. Erika Soriano Alfaro. Residente de Medicina del Trabajo.
Revisado por:
Dr. Walter Omar Mayén Morales. Jefe de Departamento Salud del Trabajo y Medio Ambiente
Publicado:
6/1/2020 6:00:00 AM
Palabras claves:
Covid-19, coronavirus, Equipos de Protección Personal EPP, lesiones de piel
 

 Reutilización de elemento de catálogo

Profesional:Publicaciones
lunes, 01 de junio de 2020
336
miércoles, 03 de junio de 2020
No

​​​

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) es una pandemia que progresa rápidamente. El personal de salud se encuentra expuesto por lo que para evitar contagiarse utilizan equipos de protección personal (EPP), debido a que las medidas colectivas de protección no son suficientes y por ello se debe hacer uso de estos.

El hecho de que se recurra a los equipos de protección individual como “último escalón" de la acción preventiva no se debe a que este tipo de medida sea menos importante que las demás. El principal motivo se debe a que existe un contacto directo del trabajador con el riesgo, sin tener otra “barrera" detrás para eliminar o disminuir las consecuencias del daño en caso que el peligro se materialice y en estas condiciones, si el equipo de protección individual falla o resulta ineficaz, el trabajador sufrirá las consecuencias del daño con toda su severidad. (1)

En nuestro país la utilización de los EPP posee una base legal dispuesta en el Código de trabajo, la Ley General de Prevención de Riesgos en los Lugares de Trabajo y el Reglamento General de Prevención de Riesgos en los Lugares de Trabajo, los cuales enfatizan la obligación del empleador de proveer el EPP acorde al riesgo biológico en este caso, así como, la formación, capacitación y entrenamiento para su uso, además de la obligación del trabajador de hacer una correcta utilización de este equipo.

Ya que afrontamos una pandemia, se procede a extender los horarios de trabajo y por ende utilizar el EPP por largos periodos, lo que provoca según diversos estudios lesiones en la piel del trabajador como ocurrió durante el brote de SARS en el año 2003, en Singapur, que demostraba que la utilización de EPP provocaba reacciones cutáneas. (2) Actualmente, los profesionales de la salud publican fotografías con marcas faciales. Esto llama la atención de investigadores y llevan a cabo un nuevo estudio con participación de 700 trabajadores de salud de primera línea de Hubei, China y se reportó que los sitios afectados incluyeron el puente nasal, las manos, las mejillas y la frente, siendo el puente nasal el más comúnmente afectado (83.1%). Por lo cual refieren que a mayor tiempo de uso (6 horas) mayor riesgo de daño en la piel. (3)

Ante esto, el personal de salud debe de tomar medidas para el cuido de la piel y sus mucosas, ya que son su primera línea de defensa.

Medidas de protección de las manos

  • Higiene con agua y jabón: se recomienda usar jabones antisépticos o neutros.
  • Higiene con alcohol gel.
  • Uso de guantes de nitrilo o látex, ya que los guantes de vinilo son permeables. Además, se aconseja el uso de guantes sin polvo para minimizar la formación de residuos.

La falta de recambio del guante favorece la maceración de las manos provocando una dermatitis irritativa de contacto. Nunca se deben poner guantes sobre las manos húmedas, ya que este gesto podría causar una maceración que desencadenaría una dermatitis de contacto irritativa.

Protección de la piel

  • Aplicar crema humectante blanca, sin perfume, particularmente en zonas de mayor contacto con equipo de protección personal (orejas, frente, nariz, mejillas).
  • Asegurarse de que seque antes de poner el equipo de protección personal para no afectar su sellado.

Medidas de protección a nivel facial (Mascarillas)

  • Evitar usar maquillaje.
  • Usar cremas hidratantes adecuadas para su tipo de piel y edad.
  • Lavar la cara con agua templada y jabones limpiadores suaves y sin fragancias, evitando sustancias potencialmente irritantes.
  • Si se identifican problemas cutáneos con un tipo concreto de mascarilla, intentar usar otra similar (en cuanto a nivel de protección) de materiales diferentes.

Uso de gafas y pantallas

El uso de gafas durante muchas horas favorece la aparición de eritema o urticaria por presión, prurito, dermatitis de contacto o empeoramiento de patología cutánea preexistente. Para evitar la aparición de estas alteraciones, el personal de salud debe:

  • Aplicar hidratantes faciales antes de colocarse los EPP para proteger la piel en las zonas de roce y reforzar su uso después de retirarlos, para tratar el eritema o edema que se haya podido producir.
  • Usar equipos que se ajusten al rostro sin crear daño por presión.
  • Se puede proteger la zona de presión con apósitos tipo tirita o apósitos hidrocoloides que son utilizados para las heridas secas, exudativas o por presión.

Los trabajadores de la salud deben confirmar con su equipo de epidemiología/infectología y médicos del trabajo que el material del apósito no disminuirá la eficacia del equipo de protección personal. (4)

Batas impermeables (Overol)

El uso de batas impermeables u overoles durante muchas horas favorece la aparición de hiperhidrosis que puede causar alteración de la mic​​robiota cutánea, manifestación o empeoramiento de dermatitis de contacto irritativa en pliegues, empeoramiento de patología preexistente, entre otras afecciones. Se recomienda:

  • Duchas cortas con agua templada y emolientes a diario tras la retirada de los EPP en el centro de trabajo siempre y cuando las condiciones lo permitan, en su defecto, se debe realizar en el domicilio.

Uso de gorros o EPP con capucha (overol)

El empleo prolongado de EPP que ocluyan el cuero cabelludo puede provocar la aparición o empeoramiento de patología cutánea preexistente como prurito, foliculitis, dermatitis seborreica, entre otros. Para evitarlo se recomienda:

  • Llevar el pelo corto o recogido durante el trabajo.
  • Lavar el pelo, antes que el cuerpo, tras retirada del EPP con agua templada y champús neutros, realizando un masaje con los pulpejos y nunca con las uñas. (5)

Como Medicina del Trabajo, siempre en busca de la protección de la salud del trabajador recomendamos además, la organización adecuada de los horarios de trabajo evitando jornadas prolongadas, para evitar lesiones de piel o agravar las ya existentes.

Bibliografía

  1. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Equipo de Protección Individual: aspectos generales sobre su comercialización, selección y utilización.
  2. Cif C, Una A, Sol O Ch. Reacciones cutáneas adversas al equipo de protección personal contra el síndrome respiratorio agudo severo: un estudio descriptivo en Singapur, Dermatitis de contacto 55: 291–294, 2006.
  3. Lan J, Song Z, Miao X, Li H. Daño en la piel entre los trabajadores de la salud que manejan la enfermedad por coronavirus-2019. JAAD 82(5):1215-1216, 2020.
  4. Prevención y manejo de daños en la piel relacionados con el uso de equipo de protección personal. Disponible en: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5905410
  5. Academia Española de Dermatología y Venereología. El GEIDAC ofrece recomendaciones para minimizar el daño cutáneo derivado del uso de equipos de protección individual frente el SARS-CoV-2. Disponible en: https://aedv.es/el-geidac-ofrece-recomendaciones-para-minimizar-el-dano-cutaneo-derivado-del-uso-de-equipos-de-proteccion-individual-frente-el-sars-cov-2/


Recomendaciones para prevenir lesiones por uso del equipo de protección personal