Consejos prácticos para una relación saludable entre el embarazo y el trabajo

Familia > Mujer
Escrito por:
Dr. Adrián García. Médico del trabajo
Revisado por:
Dr. Samuel Henríquez. Jefe de Departamento de Planificación en Salud
Publicado:
04-Mar-24 6:00:00 AM
Palabras claves:
Embarazo, trabajo, salud, ergonomía
 

 Reutilización de elemento de catálogo

Familia:Mujer
lunes, 4 de marzo de 2024
500
jueves, 7 de marzo de 2024
No
​​​​​​mujer embarazada sentada en escritorio con una lapatop

​Muchas mujeres pueden trabajar durante todo su embarazo sin ningún cambio en su trabajo. Pero algunas actividades laborales, como levantar cosas, estar de pie por largos períodos de tiempo, exposición a ruidos, radiaciones y calor, pueden ser difíciles de hacer en algún punto de algunos embarazos. De ser así, existe una necesidad médica de que se hagan ajustes temporales en tu trabajo.

¿Sabías que planificar el embarazo con por lo menos tres meses de anticipación reduce el riesgo de complicaciones, enfermedades, deficiencias y discapacidades en la madre y el bebé?

En muchas ocasiones, las parejas se enteran de que serán padres varias semanas y hasta meses después de haberse iniciado el proceso de formación de los órganos del bebé en el vientre materno.

En los quince días posteriores a la concepción, empiezan a formarse el tubo neural, el corazón, los ojos, los oídos, los pulmones, labios, brazos y piernas, entre otros, por lo que se evidencia que los dos primeros meses del embarazo son sumamente importantes para el desarrollo del bebé por nacer y a lo largo de su vida.

Sin embargo, la evolución de los órganos, tejidos y sistemas de los seres humanos durante su gestación está profundamente relacionada ​con la calidad de los óvulos y los espermatozoides que dan origen a la vida, durante la concepción.

Por lo tanto, la responsabilidad de traer un bebé al mundo es compartida por la pareja y por ello, es fundamental que ambos mantengan hábitos saludables y condiciones laborales óptimas, que resulten en una salud física y mental óptima, y para incrementar las posibilidades de procrear un bebé saludable.

En América Latina, el 63% de los embarazos no son planeados y en varias ocasiones no intencionales

¿Cómo prepararnos para planificar el embarazo?

La planeación del embarazo debe realizarse con un mínimo de 3 meses de anticipación, que, sumados a los 9 meses de una gestación saludable, tranquila y supervisada, nos dan el resultado de un embarazo de 12 meses y un bebé saludable.

Se sugiere considerar la preparación del cuerpo y la mente como los pilares fundamentales para lograr el objetivo de bebés saludables y felices.

Asistir a una consulta nos permitirá conocer y evaluar, con el profesional médico, la historia clínica de cada integrante de la pareja y de sus familiares.

Así como, si existen hábitos personales, factores ambientales, laborales y emocionales que pueden ocasionar malformaciones y deficiencias prenatales.

La cantidad de cambios que representan la maternidad y paternidad y saber cómo afrontarlos, hacen que una consulta psicológica previa al embarazo sea otra herramienta para la prevención de afecciones prenatales, debido a la influencia que tiene el entorno en el desarrollo del bebé por nacer. Aunque el embarazo es considerado generalmente como una etapa feliz y positiva, existen desafíos emocionales que los futuros padres y madres deben enfrentar durante este período.

Los cambios en su relación con los demás, las transformaciones físicas que representará el embarazo y el postparto para la madre y los nuevos roles de los padres, quienes deberán cambiar o adaptar sus facetas laborales, académicas y sociales

Acomodaciones o reajustes

Muchas mujeres pueden trabajar durante todo su embarazo sin ningún cambio en su trabajo. Pero algunas actividades laborales, como levantar cosas, estar de pie por largos períodos de tiempo, exposición a ruidos, radiaciones y calor, pueden ser difíciles de hacer en algún punto de algunos embarazos. De ser así, tienes una necesidad médica de que se hagan ajustes temporales en tu trabajo para que puedas continuar trabajando de forma segura y mantener a tu familia.

En todo caso, para compaginar embarazo y trabajo es básico tener en cuenta estos puntos:

  • Los trabajos que requieren esfuerzo físico como levantar o empujar peso aumentan las probabilidades de tener problemas durante el embarazo.
  • Los trabajos que requieren pasar muchas horas sentados pueden causar inflamación en piernas, empeoramiento de los hábitos de higiene postural y lesiones en la parte baja de la espalda,​ asociadas, también, al aumento de peso propio de la gestación.
  • Aquellas tareas que exigen contacto con productos químicos (plomo, mercurio, pesticidas o disolventes) pueden poner en riesgo la salud de la madre y del bebé, por lo que deben evitarse al máximo, Los cambios en el metabolismo aumentan la velocidad en que usted absorbe algunas sustancias químicas (por ejemplo, algunos metales), especialmente en las etapas iniciales del embarazo
  • Lo mismo ocurre si en el trabajo hay exponerse a factores biológicos de riesgo para la salud como infecciones causadas por virus, bacterias, hongos o parásitos.
  • Los estados de ansiedad o estrés se relacionan con el bajo peso al nacer del bebé y aumentan el riesgo de parto prematuro
  • Debido a los cambios físicos, el equipo de protección personal que utilizaba correctamente antes del embarazo, como las batas de laboratorio o los respiradores, tal vez ya no le queden como deberían.

Consejos prácticos para una relación saludable entre el embarazo y trabajo

A los consejos habituales para hacer tu gestación más saludable (cuidar alimentación, eliminar hábitos tóxicos, hacer ejercicio moderado y regular, descansar, eliminar riesgos ambientales, etc.) podemos añadir otros consejos vinculados directamente con la relación embarazo y trabajo.

Entre ellos destacamos:

Durante el embarazo es normal ganar peso y que esto afecte a tu equilibrio, a tus articulaciones (que tienden a debilitarse) y a los músculos.

Mejora la ergonomía de tu entorno laboral, incluyendo el diseño, ajuste y orden de los elementos del entorno laboral para que sean seguros, saludables y eficientes para los trabajadores. 

Evitar estar de pie más de 4 horas al día en posición fija y en último trimestre del embarazo, evitar el mantenimiento de la postura de pie más de 30 minutos.

Busca la forma de sentirte cómoda, ya que así disminuirás tu sensación de cansancio y la probabilidad de sufrir lesiones, ev​​​itando​ además estar mucho tiempo en la misma posición.

Realiza consultas prec​oncepcionales:​ para prepararte para esta nueva etapa, en todo caso el área de perinatología o ginecolog​ía, determinará​ si necesitas una evaluación por un profesional de salud en el trabajo.

​Referencias

  • Sully, E.A. et al. (2023) Adding it up: Investing in sexual and Reproductive Health 2019, Guttmacher Institute. Available at: https://www.guttmacher.org/report/adding-it-up-investing-in-sexual-reproductive-health-2019 (Accessed: 04 March 2024).
  • Embarazo y trabajo: Cómo compaginarlos de Manera Saludable (2021) NACE®. Available at: https://nace.igenomix.es/blog/embarazo-y-trabajo/ (Accessed: 04 March 2024).
  • CDC. La Seguridad Reproductiva y el lugar de trabajo, el embarazo y su trabajo (no date) Centers for Disease Control and Prevention. Available at: https://www.cdc.gov/spanish/niosh/topics/reprod/embarazotrabajo.html (Accessed: 04 March 2024).
  • Proaño, D. (2022) Estrés materno y vínculos que favorecen al bebé -, Fundación de Waal. Available at: https://fundaciondewaal.org/index.php/2021/10/16/estres-materno-y-vinculos-que-favorecen-el-desarrollo-del-recien-nacido/ (Accessed: 04 March​2024).​​
  • ​​

    Consejos prácticos para una relación saludable entre el embarazo y el trabajo